Publicado: 26.01.2014 08:48 |Actualizado: 26.01.2014 08:48

Al menos 143 detenidos en Brasil en las protestas contra el Mundial de fútbol

Miles de personas salen a la calle para denunciar los sobrecostes de las obras de los estadios y la corrupción de los instituciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A menos de cinco meses para que comience el Mundial de fútbol 2014, miles de brasileños protestaron el sábado por la tarde (madrugada del domingo en España) en varias ciudades de Brasil contra la organización del torneo, aunque las manifestaciones tuvieron un peso mucho menor del esperado por los convocantes.

En las protestas, que comenzaron de manera pacífica, se registraron algunos brotes de violencia en algunas ciudades, en los que han sido detenidas 143 personas, pero no llegaron a sacudir al país como ocurrió durante el pasado mes de junio, a raíz de la celebración de la Copa de las Confederaciones.

El manifiesto de la convocatoria denuncia, entre otros hechos, el sobrecoste en los gastos previstos en la organización del Mundial y achaca el aumento del presupuesto a la corrupción en las instituciones responsables de la construcción de los nuevos estadios que están siendo edificados para el Mundial.

"Es absurdo que Brasil organice una Copa del Mundo porque hay problemas como la salud, la educación y la vivienda que están en condiciones pésimas. En Sao Paulo todavía, pero en el nordeste hay situaciones dramáticas", declaró un manifestante en Sao Paulo.

Aunque en la víspera de la jornada más de 40.000 personas habían confirmado su presencia a través de las redes sociales, la protesta tuvo un reducido seguimiento ya que en Sao Paulo, una de las más concurridas, el número de manifestantes no superó los 2.500, informó la Policía Militar.

Las marchas se repitieron más de una decena de ciudades de Brasil, entre ellas Brasilia, Porto Alegre y Belo Horizonte, también sedes del Mundial, aunque en la mayoría de casos el número de personas que acudieron para expresar sus reivindicaciones no fue mayor de 200, según medios locales.

En Río de Janeiro, donde se jugará la final de la Copa del Mundo, la concurrencia no fue tan elevada como en las manifestaciones de junio, que forzaron al Gobierno a anunciar planes en las áreas de salud y transporte para atender a las demandas de los brasileños.

Al final de la marcha en Sao Paulo, un grupo de manifestantes rompió los cristales de varias entidades bancarias y un concesionario de coches y zarandearon un vehículo de la policía, según se presenció en las imágenes retransmitidas por los medios. De hecho, 128 de los 143 detenidos lo fueron en Sao Paulo.

En Natal, en el estado Rio Grande (nordeste), 15 personas fueron arrestadas por las protestas registradas frente al estadio mundialista Arena das Dunas, inaugurado el pasado miércoles por la presidenta brasileña, Dilma Rousseff. Un grupo de manifestantes intentó invadir el estadio, dañó una grada de acceso e incendió un local utilizado por los trabajadores de la recién inaugurada obra, informó el diario Folha de S.Paulo. Las autoridades indicaron que 15 personas fueron detenidas por dicha acción.