Publicado: 16.01.2016 08:52 |Actualizado: 16.01.2016 15:11

40 muertos tras el asalto de Al Qaeda a un hotel de Burkina Faso frecuentado por personal de la ONU

Los cuatro terroristas, abatidos por las fuerzas de seguridad, incendiaron varios vehículos en la puerta del hotel Splendid, en Uagadugú, y entraron disparando para acabar atrincherándose con decenas de rehenes. 126 de ellos ya han sido rescatados.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
Imagen del fuego tras la explosión de los coches cerca del hotel Splendid./ REUTERS

Imagen del fuego tras la explosión de los coches cerca del hotel Splendid./ REUTERS

NAIROBI.- La cafetería Capuccino y el hotel Splendid, situados en la capital de Burkina Faso, Uagadugú, se han convertido este viernes por la noche en los escenarios del último gran atentado de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), que habría dejado 30 muertos —de 18 nacionalidades distintas— y 33 heridos, hasta que las fuerzas francesas y burkinesas han conseguido tomar piso por piso esta mañana las posiciones de los terroristas atrincherados en las plantas superiores del hotel.

A estas víctimas mortales habría que sumar otra decena de muertos en el café Cappuccino, el lugar desde el que los yihadistas iniciaron el ataque al hotel, según estimaciones del Cuerpo de Bomberos de la capital todavía no ratificadas por el Gobierno.

El Ministerio de Seguridad del país africano ha informado de que cuatro yihadistas —entre ellos, dos mujeres— han muerto en la operación del hotel, donde yacen sin vida, según testigos, al menos una veintena de personas, que se suman a otras diez víctimas mortales en el ataque inicial al café Capuccino.



La toma del hotel ha sido particularmente lenta porque los yihadistas habían colocado explosivos en varias plantas del edificio, lo que ha dificultado el avance de las fuerzas de seguridad, según fuentes cercanas al operativo que ha puesto fin al primer gran atentado islamista del que se tiene constancia en el país.

El hotel está frecuentado por occidentales pero todavía se desconocen las nacionalidades de las víctimas. Sí se sabe que 126 rehenes han sido liberados, de los cuales 33 se encuentran recibiendo tratamiento médico con heridas de diversa consideración.

El ataque es el primero de estas características que tiene lugar en el país, el último escenario de la campaña de terror de Al Qaeda. En un comunicado, recogido por el diario The New York Times, el grupo se dirige a los "cristianos, a los ocupantes de nuestras tierras, a los que saquean nuestras riquezas y a los que abusan de nuestra seguridad".

AQMI ha afirmado que combatientes de Al Murabitún, liderado por Mojtar Belmojtar y alineados con el propio grupo, atacaron el hotel porque "es frecuentado por personal de países de desconfianza global".

En el texto, la organización asegura que el ataque busca "castigar a los cristianos por sus crímenes contra nuestro pueblo en República Centroafricana, en Malí y en otras tierras musulmanas", así como "vengar a nuestro profeta, que la paz y bendiciones de Dios sean con él".

Dos ciudadanos austríacos, secuestrados

Fuerzas de seguridad burkinesas y francesas han iniciado una nueva operación en el hotel Yibi de la capital, Uagadudu, minutos después de dar por concluido su asalto contra los terroristas afines de Al Qaeda en el vecino hotel Splendid. 

El Ministerio de Seguridad de Burkina Faso ha confirmado además que dos ciudadanos austriacos, un médico y su esposa, han sido secuestrados en el norte del país. Fuentes de la emisora Radio Omega han precisado que el médico y su mujer se encuentran en manos de yihadistas tras ser apresados durante la noche del viernes al sábado por elementos yihadistas en la ciudad de Djibo.