Publicado: 19.05.2014 07:43 |Actualizado: 19.05.2014 07:43

Al menos 30 niños mueren en un accidente de autobús en Colombia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las autoridades colombianas investigan las causas de la tragedia ocurrida este domingo en Fundación, un pueblo de la costa atlántica, donde al menos 30 niños y un adulto murieron calcinados al incendiarse el autobús en que regresaban de un servicio religioso. El siniestro se produjo poco después de las 12.30 hora local (17.30 GMT) en cercanías de Fundación, en el departamento caribeño del Magdalena, cuando el autobús que según versiones de medios locales transportaba 43 personas, estalló en llamas y en cuestión de minutos fue totalmente consumido por el fuego.

La cifra de víctimas varía según la autoridad que lo informe, pero todas las versiones indican fueron entre 30 y 32 los fallecidos y al menos una decena de heridos que fueron trasladados al Hospital Universitario Fernando Troconis de Santa Marta, la capital del Magdalena. El director de la Defensa Civil del Magdalena, mayor Eduardo Velez Soto, dijo que, según las informaciones que le entregó la Fiscalía, "tenemos 31 muertos", 30 son niños y un adulto.

Por su parte, el coordinador del Consejo Departamental de Gestión de Riesgo del Magdalena, Luis Barraza, dijo que los cadáveres de los menores serán trasladados a la ciudad de Barranquilla para su identificación debido a que quedaron completamente calcinados. Este proceso se hará mediante la carta dental de las víctimas o pruebas de ADN y puede tardar semanas, agregó el funcionario.

Según Radio Caracol, el conductor del autobús no tenía permiso de conducir, el vehículo tampoco contaba con un seguro y no había pasado la última revisión. El hombre, que se dio a la fuga tras el accidente, fue detenido cinco horas después gracias a la información aportada por los propios habitantes, según la Fiscalía.

El vehículo, de propiedad de una empresa de Barranquilla, había sido fletado por una iglesia evangélica pentecostal para llevar al grupo de fieles a un servicio religioso dominical, y cuando estaban de regreso a Fundación, un pueblo de la zona bananera del Magdalena, a 96 kilómetros de Santa Marta, se produjo la tragedia.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, fue informado de la tragedia cuando estaba en un acto de su campaña a la reelección en Bogotá y de inmediato pidió un minuto de silencio por las víctimas. "Dolor inmenso de padre y colombiano ante tragedia de nuestros niños en Fundación. Solidaridad, oración y apoyo a sus familias", escribió el mandatario en su cuenta de Twitter. Al concluir el acto de campaña Santos anunció que se trasladaría a Fundación "para acompañar a las víctimas de esta terrible tragedia". "El país está de luto", agregó el jefe de Estado en Twitter.

En su visita a Fundación, el presidente expresó su pesar a los familiares de las víctimas y aseguró que el Gobierno se hará cargo de los gastos funerarios y de los tratamientos que requieran los heridos, según la emisora Blu Radio. "Nadie puede reemplazar a un hijo, a una hija, es imposible, ese dolor que ustedes están sintiendo es el mayor dolor que puede sentir un ser humano", manifestó el mandatario.

La Fiscalía cree que el conductor intentó solucionar un fallo en el arranque echándole gasolina al carburador"Solidario con familias de las víctimas de semejante tragedia en Fundación (Magdalena). Estamos determinando causas de los lamentables hechos", escribió en su Twitter el director de la Policía colombiana, general Rodolfo Palomino.

Por ahora no hay una explicación oficial a las causas del incendio. En un primer momento se habló de que probablemente el autobús transportaba gasolina de contrabando, una práctica bastante común en esta zona de Colombia, aunque tampoco se descarta un fallo mecánico.

De momeno, la Fiscalía trabaja la hipótesis de que el conductor, que al parecer resultó ileso, intentó solucionar un fallo en el arranque del vehículo echándole gasolina al carburador para facilitar el encendido del motor, lo que provocó un incendio que se propagó en cuestión de segundos por el autobús y no dio tiempo a que salieran los niños y adultos que estaban dentro.

Otra hipótesis es la publicada por el diario El Tiempo, el autobús funcionaba a gas pero contaba con gasolina de apoyo, lo que le permitía circular de modo alternativo con ambos tipos de combustible. Así, se cree que el conductor intentó cambiar de gas a gasolina y fue entonces cuando se produjo el fuego.