Público
Público

Al menos 682 ejecuciones fueron dictadas por la Justicia durante 2012

La cifra ha sido publicada por Aministía Internacional en su informe anual, que señalan a China e Irán como los dos países que dictan más penas de muerte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos 682 personas fueron ejecutadas en todo el mundo a lo largo de 2012, según ha informado este miércoles Amnistía Internacional (AI), que ha vuelto a situar a Arabia Saudí, China, Estados Unidos, Irak e Irán como los países que más aplican un castigo cuyo efecto disuasorio 'no está demostrado en modo alguno'. Asimismo, la organización ha recordado el caso de Pablo Ibar, el único español 'condenado a muerte en el mundo' y que se encuentra en el corredor de la muerte en Florida desde 2000.

La organización ha emitido este miércoles su informe sobre la Pena de Muerte en 2012, en el que indica que la aplicación de la pena capital continúa 'restringida a un grupo aislado de países' y que, en todas las regiones del mundo, se han observado 'avances hacia su abolición'. En 2012, según el informe, se documentaron ejecuciones en 21 países del mundo. La cifra coincide con la de 2011, pero es inferior a la de 2003, cuando se registró la aplicación de la pena de muerte en 28 países. 'Una vez más', según AI, los cinco Estados que llevaron a cabo mayor número de ejecuciones en el mundo fueron Arabia Saudí, China, Estados Unidos, Irak e Irán.

Asimismo, ha proseguido la organización, el año pasado se registró la reanudación de las ejecuciones en varios países que llevaban tiempo sin aplicar la pena de muerte, principalmente Gambia, India, Japón y Pakistán, así como 'un alarmante aumento de las ejecuciones en Irak'.

En 2012 se reanudaron las ejecuciones en países como Gambia, India, Japón y Pakistán 'El retroceso observado en 2012 en algunos países es decepcionante, pero no invierte la tendencia mundial contra el uso de la pena de muerte', ha declarado el secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty.

'En muchas partes del mundo, las ejecuciones empiezan a ser cosa del pasado' y solo 'uno de cada diez países del mundo aplica la pena de muerte', ha proseguido. 'Sus mandatarios deberían preguntarse por qué siguen aplicando una pena cruel e inhumana que el resto del mundo ha dejado atrás', ha manifestado Shetty.

Según la organización, un importante estudio realizado en Estados Unidos en 2012 concluyó que no debía esgrimirse el argumento del efecto disuasorio para justificar el uso de la pena de muerte. 'Los Gobiernos que siguen aplicando la pena de muerte se han quedado sin argumentos para justificarse', ha advertido Shetty. 'No está demostrado en modo alguno que la pena de muerte tenga un efecto disuasorio especial frente al delito', ha asegurado.

'La verdadera razón del uso de la pena de muerte suele encontrarse en otro sitio', ha declarado el secretario general de AI, quien ha recordado que a lo largo de 2012 la organización ha expresado su 'honda preocupación' por las ejecuciones aparentemente cometidas 'con fines políticos en algunos países, como medida populista o directamente como instrumento de represión'.

En 2012, según Amnistía, se tuvo conocimiento de al menos 682 ejecuciones en el mundo, dos más que en 2011, y se pudieron confirmar al menos otras 1.722 sentencias de muerte dictadas en 58 países, en comparación con las 1.923 dictadas en 63 países el año anterior. Estas cifras, no obstante, 'no incluyen los miles de ejecuciones que Amnistía Internacional cree que se llevaron a cabo en China, que mantiene los datos en secreto'.

China ejecuta más que el resto de países juntos, aunque guarda los datos en secreto

Respecto a los métodos de ejecución aplicados en 2012, el informe incluye la horca, la decapitación, el fusilamiento y la inyección letal. En Arabia Saudí se exhibió en una 'crucifixión' el cadáver de un hombre ejecutado por decapitación.

Asimismo, en 2012 se dictaron penas de muerte por causas muy diversas, como delitos económicos y relacionados con drogas, pero 'también por 'apostasía', 'blasfemia' y 'adulterio'', unos actos que 'ni siquiera deberían considerarse delitos', ha denunciado AI.

Por regiones, el informe da cuenta de 'retrocesos decepcionantes' en Asia y Oceanía, y recuerda que en noviembre de 2012 se llevó a cabo en India la primera ejecución desde 2004, 'con el ahorcamiento de Ajmal Kasab, uno de los hombres armados que perpetraron los atentados de 2008 en Bombay'.

Asimismo, se reanudaron las ejecuciones en Japón después de un lapso de 20 meses, y el número de personas ejecutadas en China 'volvió a ser superior a la cifra total de ejecuciones en el resto del mundo'. No obstante, 'debido al secreto que rodeaba al uso de pena de muerte en el país, no fue posible obtener datos precisos sobre la aplicación de la pena capital'. El documento destaca también que el 99% de las ejecuciones cometidas en las regiones de Oriente Próximo y norte de África se registraron en cuatro países, Arabia Saudí, Irak, Irán y Yemen, aunque también reconoce que el conflicto de Siria ha impedido confirmar si se había aplicado la pena de muerte en este país en 2012.

El informe de AI asegura que, 'en particular', en 2012 se registró un preocupante incremento del uso de la pena capital en Irak, donde fueron ejecutadas al menos 129 personas, casi el doble que las 68 ejecutadas en 2011.

Asimismo, Irán volvió a ocupar el segundo lugar del mundo en cuanto a mayor número de ejecuciones, después de China. Las autoridades reconocieron oficialmente 314 ejecuciones, 'pero el número real es casi seguro muy superior, ya que se documentaron otras muchas decenas de ejecuciones que no fueron oficialmente reconocidas', ha indicado AI.

El 99% de las ejecuciones de Oriente Próximo y el norte de África se registraron en Arabia Saudí, Irak, Irán y Yemen El documento de AI revela que en Estados Unidos se registraron en 2012 un total de 43 ejecuciones, una cifra idéntica a la de 2011, y destaca que la pena capital se aplicó únicamente en nueve estados de la unión, por debajo de los trece del año anterior. Connecticut se convirtió en abril de 2012 en el decimoséptimo estado abolicionista, mientras que el referéndum celebrado en noviembre en California para la abolición de la pena de muerte no prosperó 'por un estrecho margen'.

Amnistía Internacional ha destacado también los 'avances' registrados en el África subsahariana, como ocurre en los casos de Benín, que ha eliminado varias barreras legales que impedían su abolición, y Ghana, que tiene previsto abolir la pena de muerte en su nueva Constitución. En Sierra Leona ya no hay ninguna persona condenada a muerte.

No obstante, entre 2011 a 2012 aumentó considerablemente el número de ejecuciones y sentencias de muerte dictadas en la región debido a las cifras de Sudán y Gambia. En agosto se llevaron a cabo nueve ejecuciones en Gambia, las primeras cometidas en el país en casi tres décadas. Tras las protestas internacionales, el presidente Yahya Jammeh anunció una moratoria 'condicional' de las ejecuciones que se 'levantaría automáticamente' si aumentaban los índices de delincuencia. Aparte, en Sudán hubo al menos 19 ejecuciones y 199 condenas a muerte.

La organización ha revelado también que Bielorrusia sigue siendo el único país de Europa que aplica la pena de muerte, y que lo hace 'en estricto secreto', con la ejecución de al menos tres hombres en 2012.

Asimismo, Amnistía recuerda el caso de Pablo Ibar, el único español 'condenado a muerte en el mundo'. De doble nacionalidad, estadounidense y española, Ibar fue condenado a muerte en el año 2000 en Estados Unidos, y desde entonces se encuentra en el corredor de la muerte de la penitenciaría de Starke, en Florida.

'Pablo Ibar sigue declarándose inocente', ha recordado AI. El 13 de febrero de 2012, el juez Jeffrey R. Levenson desestimó el recurso planteado por la defensa de Pablo Ibar en el que pedía la anulación y repetición del juicio que le condenó a muerte. Después de esta decisión, la defensa de Pablo Ibar ha apelado ante el Tribunal Supremo de Florida.