Público
Público

Al menos 78 muertos en una nueva oleada de atentados en Irak

El país ha sido escenario en los últimos meses deun repunte de la violencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos 78 personas han muerto en Irak en las últimas horas en un nueva oleada de atentados. El ataque más sangriento se produjo cerca de la ciudad de Al Emara, 370 kilómetros al sur de Bagdad, donde quince personas fallecieron y cincuenta sufrieron heridas por el estallido de dos coches bomba. 

A estas explosiones se suman los estallidos de cuatro coches bomba en barrios de mayoría chií de Bagdad. Una fuente de la Policía iraquí informó a Efe de que el atentado más mortífero de estos cuatro fue perpetrado en la entrada de la zona de Al Guashash y causó la muerte de siete personas y 21 heridos. La explosión provocó importantes daños materiales en los edificios de la zona, cuya población profesa mayoritariamente la confesión chií.

El segundo vehículo explotó cerca de un restaurante popular en el barrio de Al Shuala, ubicado en el noroeste de Bagdad, en un ataque que se saldó con cinco fallecidos y 38 heridos. También en el noroeste de la capital, tres civiles murieron y catorce resultaron heridos al detonar un coche bomba cerca de un mercado popular dedicado a la venta de aves en el barrio Al Horreya. En un atentado similar, también en las proximidades de un mercado, una persona falleció y cuatro sufrieron heridas por el estallido del vehículo.

Irak ha sido escenario en los últimos meses de un repunte de la violencia 

Anteriormente, en un ataque armado murieron 11 personas, entre ellas dos oficiales del Ejército, y causó heridas a ocho soldados contra un puesto de control militar cerca de Balad, 80 kilómetros al norte de Bagdad. La fuente explicó que los atacantes emplearon armas con silenciador y colocaron en el lugar varios artefactos que estallaron cuando llegaron refuerzos militares a la zona. Además, al menos cuatro civiles perecieron y otros seis resultaron heridos por el estallido consecutivo de dos artefactos cerca del consulado francés, en el centro de la ciudad de Nasiriya, a 350 kilómetros al sur de la capital.

La fuente agregó que otras dos personas perdieron la vida y siete resultaron heridas por la detonación de un coche bomba aparcado en las proximidades del Frente Turcomano iraquí en Tel Afar, 70 kilómetros al oeste de Mosul, en el norte del país. Un ataque similar en un mercado popular de la zona de Al Quiba, en la localidad de Basora, 560 kilómetros al sur de la capital, ocasionó la muerte de tres personas y heridas a otras diez.

A esas víctimas se suman dos oficiales de la policía y un civil que murieron por el estallido de una carga explosiva cuando se dirigían a la vivienda de un soldado, donde esta mañana explotó un artefacto sin causar víctimas en el área militar de Suleiman Bik, en la población de Tuz, 220 kilómetros al norte de Bagdad. Asimismo, dos escoltas del alcalde de Tuz y nueve civiles sufrieron heridas por la explosión de un coche bomba al paso del vehículo del edil, dijo la fuente, que no precisó si el político viajaba dentro. Otro vehículo cargado con explosivos estalló en el barrio industrial de Al Huweiya, 65 kilómetros al suroeste de Kirkuk, y dejó tres civiles heridos, además de daños materiales en locales comerciales.

Irak ha sido escenario en los últimos meses de un repunte de la violencia con frecuentes ataques dirigidos contra las fuerzas de seguridad, desde la retirada de las tropas estadounidenses en diciembre pasado. En medio de esta ola de violencia, un tribunal iraquí condenó hoy a muerte en rebeldía al vicepresidente suní Tareq al Hashemi, tras hallarlo culpable de delitos de terrorismo.