Público
Público

Al menos cuatro muertos y decenas de heridos en Yemen

Un desconocido lanza una bomba casera contra los manifestantes, que piden la caída del presidente Saleh

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos cuatro personas han muerto en dos manifestaciones en el sur de Yemen en las que miles de personas pedían reformas políticas y la caída del presidente Ali Abdalá Saleh, informaron fuentes médicas.

Las fuentes precisaron que una personas murió y otras treinta resultaron heridas por el estallido de una bomba casera lanzada por un desconocido desde un coche en marcha contra un grupo de manifestantes antigubernamentales en la ciudad meridional de Taiz. El suceso tuvo lugar en la céntrica plaza Al Horria (la libertad), y según responsables de los servicios de seguridad, el culpable del ataque ha sido detenido.

En la ciudad de Adén, otros tres manifestantes perdieron la vida y siete resultaron heridos por los disparos de la policía que intentaba dispersar la concentración.

En la capital del país, alrededor de 4.000 personas marcharon desde la Universidad de Saná hasta la fachada del edificio donde se ubican las oficinas de la televisión qatarí Al Yazira. La marcha fue disuelta por la policía y matones partidarios del régimen que atacaron con sables, bastones y piedras a los manifestantes. Los simpatizantes de Saleh golpearon a un corresponsal y a un cámara del canal Al Arabiya.

Ayer, al menos una persona murió y otras diez resultaron heridas en enfrentamientos entre la policía y manifestantes antigubernamentales en la ciudad de Adén, donde otros dos manifestantes perdieron la vida el miércoles. En total, son siete las personas muertas desde que comenzaron las protestas en uno de los países más pobres del mundo.

Hoy es el séptimo día consecutivo de protestas en Yemen al calor de las revueltas populares que terminaron en las últimas semanas con los presidentes de Túnez y Egipto. La presión de los grupos de la oposición forzó el pasado 2 de febrero a Saleh, en el poder desde 1990, a dar marcha atrás a unas reformas constitucionales con las que buscaba perpetuarse en el poder.

Saleh es considerado por la Casa Blanca como un aliado en una zona inestable. Desde su reunificación, Yemen jamás ha sido un país controlado del todo por las autoridades de Saná y el actual presidente se postuló como un firme enemigo de Al Qaeda para conseguir el respaldo de Occidente .