Público
Público

Al Qaeda apadrina a una veintena de grupos terroristas

Un reciente informe de los servicios secretos alemanes alerta de que Bin Laden dejará los atentados en manos de sus seguidores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al Qaeda es cada vez menos una organización terrorista jerarquizada y más una nebulosa de grupos yihadistas que comparten ideales y poco más. Esa es la principal conclusión de un informe de los servicios secretos alemanes fechado el pasado mes de enero en el que se asegura que la organización de Osama Bin Laden ha cambiado recientemente su estrategia. 'Las bajas en la organización la han forzado a adaptarse, retirándose de las operaciones y concentrándose, en cambio, en difundir sus opiniones y propaganda', apuntan los autores del informe.

De este modo, continúa el documento al que ha tenido acceso Público, Al Qaeda ha mostrado en los últimos meses 'una tendencia hacia la formación táctica' de grupos afines. ¿De cuántos? Una veintena, detalla el informe policial. 'La cúpula de Al Qaeda pretende implicar a las organizaciones o células locales en los ataques. Incluso, pretende dejar enteramente a estas la planificación y ejecución de atentados', se lee. Un cambio que ha permitido a Bin Laden mantener su amenaza sobre sus dos grandes objetivos: Occidente y los gobiernos musulmanes que califica de apóstatas.

La primera afectada por este cambio es Europa. Los servicios secretos alemanes muestran en su informe su convencimiento de que en el viejo continente no se ha reducido el riesgo de sufrir un atentado yihadista a pesar de que en los últimos años no ha habido ninguno. Y señala cinco países sobre los que este riesgo es mayor: la propia Alemania, Francia, España, Italia y Reino Unido.

Este último es, de hecho, la gran 'plataforma' de Al Qaeda en Europa a causa de su numerosa población musulmana y el variado origen étnico de la misma. 'Ha habido, al menos, un atentado terrorista o intento de atentado importante en el Reino Unido cada año desde 2004', resalta el informe.

En los otros cuatro países, el principal peligro lo representan redes autónomas 'con poco o ningún contacto' con la organización de Bin Laden. Grupos formados por terroristas 'autorradicalizados por el creciente uso de internet'. El informe destaca que la guerra de Irak sigue siendo 'la principal motivación de los yihadistas en Europa, si bien es cierto que cada vez lo es menos'.

Además de la presencia de estas células autónomas, el informe señala que para Francia, España e Italia la gran amenaza la representa uno de los más activos grupos de esa veintena de organizaciones apadrinadas: la argelina Al Qaeda en el Magreb Islámico, antiguo Grupo Salafista para la Predicación y el Combate. Los expertos consideran que la cercanía de los tres con esta región africana y el elevado número de magrebíes que se asientan en sus territorios les hace especialmente vulnerables.

'Muchas personas han sido detenidas en estos países en los últimos años por dar apoyo financiero y logístico a los grupos terroristas no europeos', se puede leer en el documento antes de recordar que durante 2008 'Francia y España recibieron amenazas en varias ocasiones a través de mensajes del emir de Al Qaeda en el Magreb Islámico, [Abdelmalek] Droukdal, y del número dos de Al Qaeda, Ayman Al-Zawahiri'.

Una amenaza importante a tener en cuenta los datos de este grupo: ochocientos combatientes y una progresiva adaptación al sangriento modo de actuación de la organización de Bin Laden, con más atentados suicidas y más brutales, sin escrúpulos para asesinar musulmanes inocentes e incluyendo en su lista de objetivos 'intereses extranjeros en el Magreb y el Sahel'. El informe no descarta que cometa secuestros de extranjeros con el fin de aumentar 'sus escasos recursos económicos'.

No obstante, los expertos se muestran convencidos que Al Qaeda en el Magreb aún no ha tomado la decisión de atentar directamente en Europa. 'Están usandola principalmente con fines logísticos, pero también con fines de captación'.

El informe señala Afganistán como el gran campo de actuación de Al Qaeda y sus grupos afines; y la zona fronteriza con Pakistán, como su gran refugio y campo de entrenamiento. Los expertos alemanes resaltan que 'la mayoría de los combatientes extranjeros en Afganistán o bien forman parte de Al Qaeda o del Movimiento Islámico de Uzbekistán (IMU) y la Unión de la Yihad Islámica (IJU)'. Estos dos últimos grupos, originarios de Asia central, han expandido poco a poco su campo de actuación y, en el caso del IMU, cuenta con una red de financiación en la propia Europa.

En Irak, la gran amenaza siguen siendo la ramal local, dirigida por Abu Omar al Baghdadi. Este grupo, pese a perder a numerosos líderes y tener que retirarse de varias zonas del país, se está reforzando en otros lugares como Mosul. Junto a este grupo, también actúa Ansar Al Islam, con el que Al Qaeda en Irak ha mantenido lazos de colaboración 'ocasional', y Kataeb i Kurdistani (Batallón del Kurdistán), un grupo que, según los informes de los servicios de información, envía voluntarios a Afganistán y cuenta con apoyo logístico en Europa.

Además de Al Qaeda del Magreb, el informe detalla la existencia de otras cinco organizaciones terroristas en África con conexiones con la red. Una es el Grupo Combatiente Islamista Libio (LIFG), un grupo que se unió a Bin Laden en noviembre de 2007 pero que ha visto como los salafistas argelinos le arrebataban su campo de actuación e, incluso, a parte de sus militantes.

A éste se suman el egipcio Al Gamaa Al Islamiya en cuyo seno hay un sector que se resiste la integración en Al Qaeda, el sudanés Al Qaeda de los Nilos que asesinó a un diplomático de EEUU en enero de 2008 y los autodenominados Talibanes Nigerianos, algunos de cuyos miembros han mostrado su intención de incorporarse a Al Qaeda del Magreb.

El quinto grupo es Al Shabad, la milicia racial islámica que combate al Gobierno de Somalia. Según los servicios secretos alemanes, en el último año este grupo ha hecho esfuerzos 'por contactar con Al Qaeda con el fin de unirse a ella'.

En Arabia operan dos grupos: Al Qaeda de la Península Arábiga y Al Qaeda en Yemen, cuyo brazo armado es Jund Al Yemen Brigades. Mientras que del primero parecen sólo existir 'células durmientes aisladas' en Arabia Saudí, el segundo ha mostrado una gran actividad (19 atentados en 2008) con el fin de que 'Al Qaeda la reconozca formalmente'.

En Siria, destaca la existencia de Tanzim Jund al Sham, que carece 'de líderes destacados'. No obstante, los informes resaltan que el papel de Siria en la estrategia de Al Qaeda es otro: servir de zona de reagrupamiento de los muyahidines extranjeros que quieren entrar en Irak. Un papel muy parecido al de Turquía, donde el informe descarta la existencia de grupos organizados, pero reconoce la utilización de su territorio como refugio y centro logístico.

En Líbano, destaca la presencia de varios grupos salafistas, localizados principalmente en el campo de refugiados palestinos de Ain Al Hilwe. El documento detalla que la práctica desarticulación por parte del Ejército libanés del más activo de éstos, Fatah al Islam, no ha impedido el surgimiento de otros, como Asbat al Ansar o Jund Al Sham. El principal objetivo de éstos son las tropas de FINUL, la fuerza de pacificación de la ONU de la que forma parte un contingente español.

En la franja de Gaza, el informe habla de grupos salafistas pequeños como Jund Allah y Jaish Al Umma, y de otros más importantes como Fatah al Islam en Palestina (FAIP) y Jaish Al Islam (JAI). Éstos dos han colaborado ya en la planificación de secuestros, y los expertos hablan ya de una futura fusión de ambos.

Los expertos alertan de los cada vez más numerosos nexos entre Al Qaeda y el Partido Islámico del Este de Turkestán, un grupo terrorista formado por miembros de la minoría uigur que pretende establecer un estado califal en la provincia de Xinjiang (China). Al parecer, sus líderes y unos cien terroristas están ocultos en Waziristán, la misma región paquistaní donde se oculta Bin Laden. Además de en China, este grupo cuenta con células en Irán, Turquía y Europa, y mantiene contactos con el Movimiento Islámico de Uzbekistán (IMU).

Por último, el informe menciona a Jemaah Islamiya, de Indonesia, autora de los sangrientos atentados de Bali de 2002. Para los expertos, sin embargo, la detención de sus líderes ha interrumpido su relación con Al Qaeda, a la vez que la ha dejado debilitada.