Público
Público

Al Qaeda y Hizbulá alientan las protestas islamistas contra EEUU

Los gobiernos de Egipto y Túnez se lanzan a la caza de los salafistas más radicales mientras la protesta se extiende a Kabul

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ira entre los sectores más religiosos de un gran número de países árabes, que estalló después de la publicación de un vídeo ofensivo con el profeta Mahoma, continúa expandiéndose mientras que sus gobiernos y los países occidentales toman nuevas precauciones en las embajadas y multiplican las detenciones. De esta forma, se acentúa la fractura política entre los gobiernos de islamistas moderados nacidos tras la 'Primavera Árabe' y los sectores más radicales de salafistas y yihaddistas.

Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) ha elogiado los ataques perpetrados en los últimos días contra las representaciones estadounidenses en Egipto, Libia y Yemen, entre otros países, y ha instado a los musulmanes a continuar con las protestas violentas contra los locales del país norteamericano como venganza por la muerte de su 'número dos', Abu Yahya al Libi, en el bombardeo perpetrado el pasado 4 de junio por un avión no tripulado ('drone') de Estados Unidos en Pakistán.

También el jefe del grupo chií libanés Hizbulá, el jeque Hasan Nasralá, instó hoy a los libaneses a manifestarse contra el vídeo ofensivo con el profeta Mahoma, que calificó de 'extremadamente peligroso y sin precedente'. Así, en un discurso retransmitido por la televisión libanesa Al Manar dijo a los oyentes que debían 'mostrar al mundo entero, mañana y los días que siguen, vuestra cólera y vuestros gritos'.

La embajadora de EEUU en la ONU apunta que los atacantes son 'un abanico de grupos extremistas'

Los rumores sobre la posible implicación de Al Qaeda en los ataques contra las representaciones estadounidenses se han disparado. Sin embargo, la embajadora del país norteamericano en Naciones Unidas, Susan Rice, ha apuntado que más bien podrían ser obra de 'un abanico de grupos extremistas'.

Por su parte, el presidente del Congreso libio, Mohamad Magarief, ha expresado su convicción de que, en el caso del consulado estadounidense en Benghazi, fue 'un ataque planeado, ejecutado meticulosamente', en el que no hubo participación de ciudadanos libios, aunque sí de extranjeros.

Ante esta nueva crisis de fervor islamista, las autoridades egipcias procesarán a un total de 142 personas por su supuesta implicación en los asaltos a la Embajada. Un portavoz ministerial ha explicado al diario 'Al Masry al Youm' que en los próximos cuatro días la Fiscalía presentará una acusación formal contra estas personas que ya han sido interrogadas, a la espera de que se tome declaración a las 289 restantes que permanecen detenidas.

Túnez hará una 'limpieza profunda' del islamismo extremista

Además, el primer ministro egipcio, Hisham Qandil, ha revelado, en una entrevista concedida a la cadena BBC Árabe, que 'hay informaciones que confirman que un número de manifestantes fueron pagados' para que perpetraran el asalto.

En Tunez, según han revelado distintos medios de comunicación internacionales, el Gobierno islamista moderado de Ennahda lanzó una ofensiva ayer contra el salafismo, 'vamos a hacer una limpieza profunda de todos los extremistas, incluidos de los salafistas', declaró el secretario de Estado de Exteriores, Hédi Ben Abbès. De esta forma, ayer la policía detuvo a un centenar de islamistas radicales entre los que se encontraba uno de sus líderes salafistas más destacados, Mohamed Bajti. 'Túnez no va a ser refugio del terrorismo internacional', sentenció Abbès.

La protesta ha llegado en la capital afgana de Kabul, donde miles de personas han salido a la calle esta mañana y han quemado coches a grito de '¡Muerte a América!'.

Según Sediq Sediqi, un portavoz del Ministerio del Interior citado por el diario digital afgano Jaama, ha indicado que se han producido enfrentamientos entre manifestantes y policías. Otro portavoz del Ministerio, Najibulá Nikzad, ha precisado que al menos 15 agentes resultaron heridos, tres de los cuales están graves, después de que un grupo de personas los atacaran y prendieran fuego a un puesto de control y a un vehículo. Entre los heridos leves se encuentra el jefe de la Policía de Kabul, Mohamad Ayub Salangi.

Los enfrentamientos han dejado al menos 15 agentes heridos, entre los que está el Jefe de Policía de Kabul

Jan Agha Pashtun, una de las personas que han salido a la calle para expresar su rechazo a la película, ha declarado a Europa Press: 'Defenderemos a nuestro profeta hasta que tengamos sangre por todo el cuerpo, no permitiremos que nadie le insulte'. Y ha agregado que 'los americanos pagarán por su deshonra'.

El acceso a las embajadas situadas en la protegida zona central de Kabul, incluidas las de Estados Unidos y Reino Unido, está bloqueado, ya que se han producido incidentes violentos cerca de los complejos residenciales fortificados de la zona periférica oriental de la ciudad.