Publicado: 26.03.2014 20:59 |Actualizado: 26.03.2014 20:59

Al Sisi deja el Ejército egipcio y anuncia su candidatura presidencial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El jefe del Ejército egipcio, Abdelfatah al Sisi, anunció este miércoles que deja las Fuerzas Armadas y que presentará su candidatura a las próximas elecciones presidenciales para ponerse "a las órdenes del pueblo".

En un comunicado televisado, Al Sisi dijo que no "obra milagros" y pidió a los egipcios que trabajen duro para mejorar su país. El militar de 59 años que derrocó al presidente Mohamed Mursi el pasado año dijo que Egipto estaba bajo la amenaza de terroristas y que trabajaría para crear un país "libre de miedo".  

"Me presento por última vez vestido de militar porque he decidido que mi etapa de ministro de Defensa ya ha terminado y estoy a la orden del pueblo", dijo Al Sisi, que destacó que la primera vez que se vistió de militar fue hace casi 45 años, en 1970, y que ahora deja el uniforme "para defender también al pueblo".

Aseguró presentar su candidatura "con toda humildad": "Quiero hablaros directamente desde el corazón, como siempre, para deciros que me quiero enfrentar a los retos que este pueblo me ha puesto delante y me ha demandado", señaló. Al Sisi prometió que, en caso de salir elegido presidente, intentará dar "estabilidad, seguridad y esperanza si Dios quiere" al país, aunque reconoció que ese objetivo es "complicado".

El discurso se produjo después de que la cúpula militar, liderada por Al Sisi, se reuniera con el presidente interino de Egipto, Adli Mansur. El presidente elevó hoy de rango al jefe del Estado Mayor del Ejército, Sedki Sobhi, un movimiento interpretado como el primer paso para que este sustituya al mariscal Abdelfatah al Sisi al frente de las Fuerzas Armadas.

Para presentarse a las elecciones, aún sin fecha, Al Sisi debía renunciar a la jefatura del Ejército, ya que la nueva Constitución egipcia, aprobada en referéndum el pasado mes de enero, impide a un militar convertirse en presidente del país.

Tras el derrocamiento del expresidente islamista Mohamed Mursi por un golpe militar el pasado 3 de julio, el Ejército egipcio estableció una hoja de ruta que incluía la aprobación de una nueva Carta Magna y la convocatoria de comicios presidenciales y legislativos.