Público
Público

Atentado terrorista Un español ebrio que transportaba bombonas de gas en una furgoneta provoca la alarma en Rotterdam

La Guardia Civil alertó a la Policía holandesa de una "amenaza terrorista" en la ciudad. Sin embargo, ha sido una falsa alarma: el español detenido no tiene, en principio, ningún vínculo con el yihadismo. El alcalde de la ciudad explica que el chivatazo de las fuerzas de seguridad españolas era lo suficientemente creíble como para no tomar ningún riesgo. 

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4
Comentarios:

La policía evacua el centro de conciertos Maassilo debido a una amenaza terrorista en Rotterdam (Holanda). - EFE

Las autoridades holandesas cancelaron este pasado miércoles un concierto en Rotterdam después de que la Guardia Civil española alertase de una "amenaza terrorista". Según explicó el alcalde de la ciudad holandesa, Ahmed Aboutaleb, las autoridades españolas alertaron de la existencia de un minibús con matrícula española conducido por un ciudadano también español y bombonas de gas en su interior.

Sin embargo, todo resultó ser una falsa alarma: el español detenido en la noche de este pasado miércoles no tiene, en principio, ningún vínculo con el terrorismo yihadista, y además se encontraba ebrio en el momento que fue arrestado por la policía holandesa, han asegurado fuentes de la lucha antiterrorista española a Europa Press.

Aunque las fuentes consultadas por Europa Press precisan que todavía no existe "confirmación definitiva" que descarte el vínculo del detenido con el terrorismo yihadista, las bombonas que portaba en la furgoneta, que tenía matrícula española, serían para uso doméstico.

Sin embargo, la alarma se desató en la ciudad. La sala Maassilo, donde iba a tener lugar el concierto del grupo estadounidense Allah-las, anunciaba en su cuenta de Twitter la suspensión de la actuación y confirmaba que la orden se debió a una "amenaza terrorista". El lugar fue evacuado en torno a las 19.00 horas de la tarde del miércoles, apenas una hora y media antes del inicio del espectáculo.

Aboutaleb, en una comparecencia ante los medios, informó de que el chivatazo procedió de las fuerzas de seguridad de España y era lo suficientemente creíble como para no tomar ningún riesgo. Según este aviso, se podía producir un atentado durante el concierto.

Las fuerzas de seguridad localizaron en la zona un autobús con matrículas españolas que tenía varias bombonas de gas en su interior y detuvieron a su conducto

Fuentes policiales citadas por la cadena holandesa NOS informaron de que hasta el lugar se desplazaron un equipo de las fuerzas especiales, así como un gran número de agentes con chalecos antibalas.

Imprimir