Público
Público

El alcalde de Nueva York la lía al llamar borrachos a los irlandeses

Michael Bloomberg bromea sobre los irlandeses durante un discurso en honor al Día de San Patricio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, no pudo elegir peor lugar para hacer una chanza sobre los irlandeses: la cena conmemorativa del 250 aniversario de la Sociedad Histórica de Irlandeses Estadounidenses. Al comienzo de su discurso, Bloomberg se refirió a lo que ve cuando camina junto a la sede de esta institución, cercana a su casa de la Quinta Avenida. 

'Normalmente, cuando paso junto al edificio, hay mucha gente completamente borracha asomada a las ventanas', aseguró Bloomberg ante el asombro de algunos de los presentes y el enfado de otros, que llegaron a abuchearle. 'Sé que es un estereotipo sobre los irlandeses, sin embargo, los judíos de esta esquina así lo pensamos', añadió el alcalde neoyorquino. 

Bloomberg transformó una simple broma en titulares muy críticos con sus palabras, de las que ya se ha retractado. 'Lo lamento, realmente no quise ofender a nadie', ha asegurado el edil, quien se justifica afirmando que sus declaraciones fueron hechas en un tono jocoso y que solo se refería al Día de San Patricio, cuando los neoyorquinos beben más de lo habitual. 

La comunidad irlandesa en Estados Unidos es una de las más importantes del país, donde más de 36 millones de personas declararon orígenes irlandeses en 2008, cerca del 12% de la población. El error de Bloomberg es aún más grande cuando la mayoría de los miembros de esta comunidad habitan en la región de Nueva Inglaterra, al noreste del país, principalmente en las ciudades de Boston, Nueva York y Filadelfia. Chicago y San Francisco también cuentan con muchos estadounidenses con orígenes irlandeses.

Aún así, Bloomberg continúa con el estereotipo sobre los irlandeses que nació en el siglo XIX, cuando se consideraba a este tipo de estadounidenses como violentos, propensos al alcoholismo y dependientes de las pandillas callejeras, generalmente violentas y criminales en aquella época.