Publicado: 09.02.2014 11:04 |Actualizado: 09.02.2014 11:04

Alemania endurecerá su legislación contra la corrupción parlamentaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alemania endurecerá en breve su legislación sobre la corrupción entre los parlamentarios para incluir dádivas "inmaterales" y regalos a familiares, tras un acuerdo entre los partidos que forman la gran coalición de gobierno.

Así lo avanza hoy el semanario Der Spiegel, que destaca que, de implementarse este cambio legislativo, Alemania cumpliría por primera vez, con diez años de retraso, con la convención de Naciones Unidas contra la corrupción.

El grupo parlamentario conservador de la canciller Angela Merkel, que agrupa a la Unión Cristianodemócrata (CDU) y a su hermana bávara, la Unión Socialcristiana (CSU), han llegado a un acuerdo con el bloque del Partido Socialdemócrata (SPD) para anunciar el borrador esta misma semana y llevarlo cuanto antes al Bundestag (cámara baja).

La iniciativa pretende cambiar la formulación del artículo 108.e del código penal alemán para ampliar de forma sensible el concepto de delito de corrupción para un parlamentario.

Hasta ahora, un diputado alemán sólo podía ser condenado por corrupción si se podía demostrar que había cambiado el signo de su voto tras haber recibido con anterioridad un soborno en metálico. Así, si la dádiva era entregada después de la votación o si no era dinero, el parlamentario quedaba libre.

La reforma legal alemana pretende incluir incluso los "intentos" de cobrar dichas dádivas, y los sobornos en todas sus modalidades, según "Der Spiegel".

Estarán castigados todo tipo de dádivas, independientemente de cuándo se entreguen, de su formato -material o "inmaterial", como pueden ser concesiones de doctorados Honoris Causa- o de a quién se entreguen, lo que incluye los regalos a los familiares.

Si se aprueba este proyecto de ley, Alemania cumpliría, una década después, con los criterios fijados por la convención de Naciones Unidas contra la corrupción, un documento que hasta el momento no habían ratificado apenas una treintena de países, entre ellos Siria, Somalia y Corea del Norte. Der Spiegel apunta que hasta el momento Alemania no había modificado su legislación sobre la corrupción por la oposición del socio de gobierno de Merkel entre 2009 y 2013, el Partido Liberal Alemán (FDP) y ciertos sectores de la CDU/CSU.