Publicado: 02.11.2013 18:03 |Actualizado: 02.11.2013 18:03

Alemania y EEUU quieren cerrar un acuerdo de no espionaje mutuo

En la agenda para principios del próximo año, prohibiría expresamente los seguimientos de las comunicaciones de ambos gobiernos y sus ciudadanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alemania y Estados Unidos pretenden cerrar para principios del próximo año un acuerdo para no espeiarse mutuamente. Ese acuerdo bilateral deberá prohibir expresamente los seguimientos de las comunicaciones de ambos gobiernos y sus ciudadanos. Así lo avanzó hoy en su página web el diario Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung (FAS), que cita fuentes del Ejecutivo en Berlín.  Este acuerdo implica que ni las autoridades ni los ciudadanos alemanes sean espiados por los servicios de Inteligencia de Estados Unidos y recuerda la polémica que han suscitado en Alemania las revelaciones de que EEUU interceptaba millones de llamadas y correos electrónicos en su país e, incluso, que tenía "pinchado" un móvil de la canciller alemana, Angela Merkel.

Ambas partes confían en sellar "pronto" este "acuerdo de no espionaje", aunque todo indica que será un hecho a principios del 2014. El Gobierno de Estados Unidos habría expresado su compromiso con dicho acuerdo en los encuentros mantenidos el pasado miércoles con el asesor de política exterior de la Cancillería, Christoph Heusgen, y el coordinador de la Inteligencia alemana, Günter Heiss, que viajaron a Washington para pedir explicaciones sobre el supuesto espionaje a la canciller alemana, Angela Merkel.

En este encuentro se acordó cerrar "pronto" el acuerdo bilateral y será en las próximas semanas cuando se dote de contenido concreto al texto, una tarea en las que participarán tanto políticos como representantes de los servicios secretos de ambos países. Uno de los resultados posibles sobre la mesa es un doble acuerdo bilateral: uno a nivel político y otro entre agencias de inteligencia, según el FAS, que en su edición impresa de mañana, domingo, aportará más detalles del proceso.

El pasado miércoles participaron en la reunión por parte alemana el coordinador en la Cancillería de los servicios secretos, Günter Heiß, y el consejero de política exterior de Merkel, Christopher Heusgen. Por parte estadounidense, estuvieron presentes la consejera de seguridad nacional, Susan Rice, el director nacional de inteligencia, James Clapper, y la asesora en política antiterrorista y de seguridad nacional del presidente de EEUU, Barack Obama, Lisa Monaco. Está previsto que mañana se reúnan en Washington los presidentes de los servicios secretos alemanes del Exterior y del Interior, Gerhard Schindler y Hans-Georg Maaßen, con sus homólogos estadounidenses.

Estados Unidos ya habría expresado a Berlín su compromiso de llegar a un pacto

El acuerdo, que tendrá que ser refrendado tanto a nivel político como a nivel de las agencias de Inteligencia, no cuenta, sin embargo, con el beneplácito de eurodiputados alemanes como Jan Philipp Albrecht, del partido Los Verdes. "Los estadounidenses quieren un acuerdo para minimizar el escándalo por las actividades de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), sin cambiar para nada la vigilancia masiva", declaró Albrecht al mismo periódico.

De confirmarse, este sería el primer gran avance entre Berlín y Washington en materia de espionaje después de que varios medios alemanes publicaran que el móvil de Merkel fue espiado por la NSA durante varios años.

La secretaria general del Partido Socialdemócrata, el socio de la próxima coalición de Gobierno, Andrea Nahles, advirtió de que es "inevitable" que una comisión del Bundestag "arroje luz sobre el caso". En este sentido, la Cámara Baja del Parlamento alemán celebrará un pleno extraordinario el próximo 18 de noviembre para debatir el caso del espionaje a Merkel.

Para esta tarea, el extécnico de NSA Edward Snowden se ha aprestado a colaborar en las investigaciones sobre el supuesto espionaje a la canciller Angela Merkel e incluso se ha ofrecido a comparecer en una comisión de investigación en el Bundestag. Así se lo trasladó Snowden al diputado de Los Verdes Hans-Christian Stroebele en una reunión mantenida en Moscú, la capital de Rusia, el pasado jueves.

No obstante, las últimas revelaciones indican que el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ), uno de los tres servicios de Inteligencia de Reino Unido, colaboró con las agencias de espionaje de Alemania, así como con las de Francia, España y Suecia, para desarrollar y compartir información sobre métodos de vigilancia masiva de las comunicaciones telefónicas y de Internet, según documentos filtrados por el extécnico de la NSA Edward Snowden al diario británico The Guardian.

Hasta ahora, la Casa Blanca ha evitado aclarar si han espiado a la canciller alemana, mientras que la NSA ha asegurado que todas las últimas informaciones sobre el espionaje en Europa son "total y absolutamente falsas". El Parlamento Europeo condenó la semana el espionaje y abogó por adoptar medidas como revocar el pacto safe harbour en virtud el cual la Unión Europea comparte datos bancarios con un centenar de empresas estadounidenses, así como detener las negociaciones para firmar un acuerdo comercial bilateral.