Público
Público

Alerta en Asia por una gripe aviar más letal

La nueva mutación del virus H5N1 tiene una tasa de mortalidad del 60%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Asia ha recibido con inquietud la aparición de un nuevo brote de gripe aviar, anunciado por la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de las Naciones Unidas. Países como Filipinas, Malasia, Indonesia, India y China han comenzado a tomar medidas para contener la expansión del virus H5N1, que aterrorizó a la región en 2003 y que ahora ha mutado en una nueva cepa más resistente y para la que no hay vacuna. Esta evolución se detectó por primera vez en Vietnam y también se ha confirmado en el sur de China.

El virus H5N1 se transmite a las personas a través de las aves infectadas, ya sean de corral o salvajes. Los excrementos de esos animales son el principal foco de infección, por lo que los granjeros y los habitantes de zonas rurales son la población más vulnerable. También se han detectado casos en las ciudades, en personas que han manipulado carne cruda o han estado en contacto con sangre de aves infectadas. El virus H5N1 se instala en los pulmones de la víctima y sus primeros síntomas son dificultades para respirar, tos y fiebre alta. Más adelante, desarrolla una neumonía severa mortal y, en algunos casos, un fallo múltiple en los órganos vitales.

Ocho personas han muerto en Camboya a causa de esta nueva cepa

La buena noticia es que no se ha registrado en todos estos años un solo caso de transmisión del virus de persona a persona. Ese es hoy el principal miedo de investigadores y autoridades locales, ya que el H5N1 es considerado un virus muy letal: la nueva cepa alcanza una tasa de mortalidad del 60%. Sin embargo, ese relativo bajo nivel de contagio podría romperse si, tal como temen algunos investigadores, el nuevo H5N1 intercambia genes con el virus H1N1 (gripe porcina), que sí se transmite muy rápidamente entre personas.

'La principal preocupación sobre el H5N1 no es su inevitabilidad, sino su mortalidad potencial', indica Malik Peiris, virólogo jefe de la Universidad de Hong Kong y experto en este virus. 'Una pandemia global es todavía poco probable, pero en el caso de que ocurriera tendría un impacto altísimo en las personas de todo el mundo y supondría un enorme riesgo para la salud pública', advierte.

A falta de medicamentos efectivos, la OMS ha reportado ocho personas muertas en Camboya (el 100% de los infectados), el país que de momento presenta mayor riesgo de epidemia.