Público
Público

Alimentos, lavadoras y viajes contra la "avaricia" capitalista

La 'cédula del buen vivir' ofrece a los venezolanos créditos con intereses bajos 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Vamos a quitarnos de la cabeza el veneno del capitalismo de querer ser millonario. Seamos honrados y felices'. La puesta en marcha de la llamada cédula del buen vivir ha oficializado el último plan social de Chávez: una especie de tarjeta de crédito que se utilizará en los supermercados públicos Bicentenario, a una tasa del 15% a pagar en un plazo de 24 meses.

Con esta cédula también se promueve los paquetes turísticos para clases populares en la red de hoteles de Venezolana de Turismo. Las cifras son parecidas: 18% a un plazo de 36 meses, 11 puntos menos que el dinero plástico de los bancos privados, según fuentes gubernamentales. El límite de consumo en los dos casos es de tres veces el sueldo del ciudadano.

Las lavadoras y neveras del plan 'Mi casa bien equipada' proceden de China

El plan, que se lanzó a bombo y platillo el viernes pasado, está hoy a la espera de los 'pedidos de plásticos que se hicieron a la empresa que está en el proceso', reconoció Humberto Ortega Díaz, ministro para la Banca Pública. Para poder beneficiarse de tan suculentos intereses, es necesario ser cliente de los bancos públicos de Venezuela, del Tesoro y del Bicentenario.

A otro de los planes de la Revolución Bolivariana, puesto en marcha semanas antes de las elecciones, se le ha denominado Mi casa bien equipada'. Este plan estatal de electrodomésticos de línea blanca 'a precio solidario' fue recibido con entusiasmo en los barrios elegidos en principio. Y, según cuentan en esos mismos barrios, el plan se agotó inmediatamente.

Las misiones sociales son la gran aportación del periodo de Chávez

Chávez encontró pronto el lema para publicitar las nuevas acciones de su Gobierno: 'Vendo neveras, lavadoras y aires acondicionados. También te vendo cocina a gas. ¡Bueno, bonito y barato!'.

Estos electrodomésticos, resultado de un convenio entre Venezuela y China, pueden ser adquiridos a precios más bajos con créditos también de la banca pública y con intereses bajos a pagar en cuatro años. Los equipos, según estimaciones oficiales, consumen un 50% menos de energía que los vendidos actualmente.

Con el tercer programa, Mi carro a gas, se pretende vender coches más baratos, que consumen y contaminan menos, y además con taller gratuito para reparaciones menores.

Las misiones sociales, la gran aportación de la Revolución Bolivariana en sus 11 años de existencia, son reforzadas así por nuevos planes tras unos meses en los que sufrieron falta de recursos por culpa de la crisis económica, además de la ineficacia de algunos de sus dirigentes, como el escándalo de las 120.000 toneladas de alimentos, pertenecientes a la filial social de la pública Petróleos de Venezuela, podridos y olvidados en contenedores. 'Estos mecanismos abundó Chávez no son sólo para administrar bienes y servicios baratos y buenos, sino para protegerlos a ustedes del robo y de la avaricia del capitalismo'. El líder bolivariano remató sus declaraciones con su famoso 'ser rico es malo'.

1. Menos pobreza

La reducción de la pobreza es una de las bazas de Chavez. Del 49,4 % de pobres de 1999 (cuando llegó al poder) se pasó a un 30,2 % en 2006, mientras que la pobreza extrema se redujo del 21,7% al 9,9%, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). El presidente puede también enorgullecerse de que, bajo su mandato, Venezuela prácticamente ha erradicado el analfabetismo.

2. Cierre de medios

El cierre de medios críticos (como Radio Caracas Televisión Internacional, cuya señal fue cortada en enero) le ha granjeado a Chávez una reputación de liberticida.

3. Criminalidad

Según ‘The New York Times', Venezuela, con 16.000 homicidios en 2009, es más violenta incluso que Irak.