Público
Público

Almenos 9 muertos y 54 heridos en una exhibición aérea en EEUU

Un avión se estrelló sobre las gradas. Hay varios afectados que se encuentran en estado crítico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos nueve personas han muerto este viernes y otras 54 resultaron heridas, algunas de gravedad, al estrellarse un avión contra unas gradas en las que cientos de espectadores contemplaban una competición de carreras aéreas en Reno, en el estado de Nevada, en Estados Unidos.

Aunque el presidente de las Carreras Aéreas de Reno, Mike Houghton, señaló en una rueda de prensa que habían muerto el hombre de 74 años que pilotaba el avión de combate Mustang P-51 de la Segunda Guerra Mundial que se estrelló y dos espectadores, que fallecieron una vez llegados al hospital, poco después la cifra ascendió hasta alcanzar los nueve fallecidos confirmados por las autoridades de Reno.

El subjefe de policía de Reno, Dave Evans, explicó que en el momento de la colisión de produjeron 'siete muertes', incluida la del piloto del avión. Unidos a las dos personas que fallecieron poco después de ser ingresadas en un hospital local, cuyas muertes se hicieron públicas el viernes junto a la del piloto, la cifra de víctimas mortales se sitúa en nueve.

A pesar de estas cifras, los responsables del Campeonato de Carreras Aéreas, que se celebra cada septiembre en Reno, insisten en que podría aumentar la cifra de fallecidos devido al estado de gravedad que presentan algunos heridos. Todavía hay 17 heridos en tratamiento y otros 24 que ya han recibido el alta después de ser tratados, según ha indicado Evans.

Varios de estos testigos del suceso han presentado a Jimmy Leward, el piloto de 74 años fallecido en el accidente, como un 'héroe' que evitó muchas muertes con una última maniobra tras perder el control del aparato. 'Creo que el piloto trató de llevar el avión hacia arriba en los últimos segundos porque vio las gradas descubiertas, y salvó así a unas 200 o 300 personas', dijo a la CNN Ben Cissell, que se encontraba a unos 30 metros de distancia del área de impacto.

Y es que, en el momento del accidente había unas 7.500 personas viendo el espectáculo, según ha confirmado Houghton.

Además, comentó que las causas del accidente aún se están investigando, aunque los primeros indicios apuntan a un fallo técnico en el avión, bautizado como 'Fantasma galopante'. Varios testigos afirman que vieron una gran bola de fuego y luego a decenas personas tiradas en el suelo con heridas de gravedad y sangre por todas partes.

El Campeonato Nacional de Carreras Aéreas reúne cada mes de septiembre en Reno a miles de personas que quieren ver exhibiciones y competencias de aviones civiles y militares, pero este año, las actividades previstas para el fin de semana se han cancelado tras este accidente, según los organizadores.

Un equipo de la Oficina Nacional de Seguridad en el Transporte ha llegado ya a Reno para unirse a los investigadores de la Administración Federal de Aviación y de los miembros locales de la Guardia Nacional, además de a la policía estatal de Nevada.

Por el momento, las autoridades han aislado el área y han comenzado a examinar las piezas de fuselaje del avión esparcidas por la misma, en busca de pistas que apuntaran a si se trató de un fallo técnico. En esta fase, aún tratan de determinar si el antiguo avión contaba con algún tipo de mecanismo de grabación o caja negra que les ayudara en el proceso, mientras algunos testigos y expertos en la materia apuntan a que se trató de una deficiencia en la cola del avión que impidió al aparato mantener el equilibrio.