Publicado: 26.04.2015 13:43 |Actualizado: 05.05.2015 14:45

Un alpinista desde el Everest: "¡Mierda, viene otra avalancha!"

La réplica del terremoto ha provocado un nuevo corrimiento de nieve en el Himalaya, donde se ha recuperado el cadáver de 22 montañeros. Hay 217 desaparecidos y 51 heridos y había decenas de heridos antes del nuevo alud.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 4
Comentarios:
Una persona herida es subida a un helicóptero de rescate en el campamento base del Everest mientras los cadáveres de montañeros esperan ser trasladados, envueltos en sacos naranja.- AFP PHOTO / ROBERTO SCHMIDT

Una persona herida es subida a un helicóptero de rescate en el campamento base del Everest mientras los cadáveres de montañeros esperan ser trasladados, envueltos en sacos naranja.- AFP PHOTO / ROBERTO SCHMIDT

KATMANDÚ.- "Otra, tenemos una réplica en este momento. ¡Oh, mierda! ¡Avalancha!". Eran las palabras del escalador indio Arjun Vajpai, que hablaba por teléfono con la agencia Reuters cuando la tierra volvía a temblar en Nepal. El siguiente sonido que se escuchó fue el rugido de la nieve estrellándose. Un nuevo seísmo, apenas 24 horas después de la catástrofe que ha dejado más de 2.200 muertos en Katmandú y alrededores, hacía que la nieve mezclada con rocas y tierra volviera a desprenderse de los montes del Himalaya, la coordillera más alta del mundo, donde ayer perdieron la vida al menos 22 alpinistas de distintas nacionalidades, según el Gobierno de Nepal, que informa de que ya ha recuperado los cuerpos.

El terremoto y posterior avalancha del sábado sepultó parte del campo base desde el que se intenta coronar la cima del mundo. Los equipos de rescate, con dificultades para trabajar a causa de las condiciones meteorológicas, han conseguido rescatar a 32 personas y 29 están siendo tratados en el hospital en la localidad de Lukla, cercana al Everest.

El Minsiterio asegura que hay al menos 217 desaparecidos desaparecidos en la montaña. A primera hora de esta mañana, un helicóptero conseguía trasladar con vida a 15 alpinistas, junto con los cuerpos sin vida de 17 montañeros muertos, entre los que se encuentra el directivo de Google Dan Fredinburg.

La cifra de heridos en el campamento, según los servicios de rescate y los propios montañeros, era de 61 antes de la réplica, de magnitud 6,7 en la escala Ritchter. Ahora los equipos tienen que empezar de nuevo a buscar a contrarreloj para encontrar supervivientes.



"Hay una gran confusión en la montaña. La cifra [de muertos y heridos] se elevará", afirma Gelu Sherpa, uno de los 15 primeros heridos rescatados. "Las tiendas de campaña han sido arrolladas", asegura Sherpa con la cabeza envuelta en vendas.

Según el Ministerio de Turismo de Nepal, 41 de los 51 heridos que confirmados "están en estado crítico", aunque no pudo precisar las nacionalidades. Uno de los lesionados es de nacionalidad española, que ha sufrido congelación en sus manos.

El Ministerio de Turismo indicó ayer que al menos una decena de los montañeros fallecidos son extranjeros aunque hasta el momento no ha facilitado detalles.

Fuentes de ese Ministerio indicaron hoy que hay al menos 51 heridos, 41 de ellos en estado grave.

El montañero español Javier Camacho, en el Everes durante la primera avalancha, explicó hoy a Efe que al menos 40 personas fueron evacuadas en helicópteros del campo base en el que se encuentran, a la espera de poder salir en la mañana.

Según indicó Camacho, la situación en el campo base es "tensa" porque muchos montañeros son "presa del pánico" ante las noticias que les llegan de que se pueden producir nuevas réplicas.