Público
Público

Obamacare La alternativa republicana al 'Obamacare': créditos fiscales para comprar seguros

El plan para derogar la ley sanitaria de Obama, que ha sido presentado en la Cámara de Representantes, también eximirá a las empresas de tener que ofrecer una alternativa de cobertura a sus empleados.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:

Formulario del Gobierno federal para solicitar cobertura de salud en EEUU. /REUTERS

Los republicanos en la Cámara de Representantes de Estados Unidos han desvelado el lunes el proyecto de ley para poner fin a buena parte de la reforma de salud impulsada por el expresidente Barack Obama, incluyendo la iniciativa que permitió expandir el programa MedicAid para los más pobres.

El presidente, Donald Trump, y sus aliados republicanos en el Congreso han dicho reiteradamente que revocarán y reemplazarán uno de los logros más importantes de la Administración Obama a nivel doméstico: la Ley de Salud Asequible de 2010, conocida popularmente como 'Obamacare'.

La propuesta republicana aparece recogida en dos proyectos de ley, que fundamentalmente pretenden generar un sistema de créditos fiscales para ayudar a la gente a comprar seguros médicos, y eximirá a las empresas de tener que ofrecer una alternativa de cobertura a sus empleados.

Ese crédito fiscal oscilaría entre 2.000 y 4.000 dólares al año, proporcionaría menos ayuda financiera a las personas de bajos ingresos pero mantendría algunos de los avances hechos en la reforma de Obama, como prohibir a las aseguradoras que suban los precios de los seguros por enfermedades preexistentes.

La presentación de los textos legislativos abre la puerta a un duro y complejo debate en el Congreso estadounidense, donde los legisladores debatirán el desmantelamiento y sustitución de una de las legislaciones más complejas de las últimas décadas para el país.

Se eliminan los créditos por bajos ingresos

Los republicanos esperan acabar con algunas de las partes fundamentales de la ley impulsada por Obama, conocida popularmente como "Obamacare", incluyendo los créditos fiscales basados en bajos ingresos, que ayudan a millones de estadounidenses a pagar sus seguros. Bajo el plan republicano, los créditos fiscales basados en los ingresos salariales serían reemplazados por créditos que irían aumentando con la edad.

Además, aquellos que no obtengan un seguro médico, serán sancionados con un incremento del 30% de los costes, una medida para evitar la disuasión a adherirse al nuevo sistema. Los republicanos han tratado de acabar con la ley sanitaria de Obama desde que la impulsara en 2010, con el apoyo de las dos Cámaras, entonces gobernadas por los demócratas.

Los demócratas han advertido de que los republicanos se arriesgan a arruinar todo el sistema de salud de Estados Unidos al eliminar la icónica ley sanitaria de Obama, que permitió que alrededor de 20 millones de personas que antes no contaban con seguro de salud pudieran inscribirse en un plan de atención médica.

Por contra, los conservadores argumentan que el sistema actual no permite a los ciudadanos escoger un plan de salud entre varias opciones, sino que fuerzan a los ciudadanos a ajustarse a las ofertas federales y a las empresas a cumplir con las coberturas de sus empleados. Sin embargo, bajo el Gobierno de Obama, decenas de millones de personas que no contaban con cobertura médica obtuvieron un seguro gracias a su sistema.