Publicado: 13.09.2016 17:35 |Actualizado: 13.09.2016 21:06

El alto el fuego en Siria resiste
a los primeros incidentes

El Gobierno de Al Asad asegura haber derribado un dron y un avión de Israel después de denunciar un bombardeo israelí en territorio sirio. Se producen varios ataques aislados sin víctimas. La ONU se mantiene a la espera para empezar a distribuir ayuda humanitaria.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Estado de un barrio de la ciudad de Idlib tras un bombardeo reciente. - REUTERS

Estado de un barrio de la ciudad de Idlib tras un bombardeo reciente. - REUTERS

MADRID.- El alto el fuego se mantiene en Siria pese a los primeros incidentes. Las primeras horas del cese de hostilidades han transcurrido con algunos ataques aislados que no han dejado víctimas, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, y un enfrentamiento entre el Gobierno de Bachar al Asad e Israel.

El Ejército sirio ha anunciado que sus defensa antiaéreas han derribado un avión y un dron israelí en respuesta a un ataque previo de Israel contra una posición militar siria, en la provincia de Al Quneitra, limítrofe con el Golán ocupado por el Estado judío. Las autoridades israelíes, por su parte, niegan el derribo de los dos aparatos y aseguran haber recibido el impacto de varios proyectiles de artillería sirios.

Se trata de un nuevo incidente de este tipo en una semana, el primero desde la entrada en vigor este lunes del alto el fuego pactado entre Estados Unidos y Rusia. Los Altos del Golán, en parte ocupados por Israel desde 1967, son escenario de tensión desde que se inició en 2011 la guerra en Siria.



Pese a todos los ataques registrados, el Observatorio subraya que en líneas generales reina la calma en la mayor parte del país

Aparte de este enfrentamiento, desde la entrada en vigor del acuerdo se han registrado otros bombardeos y disparo de cohetes en varias zonas del país, sin que por el momento se hayan producido víctimas mortales. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos detalla que durante la jornada la artillería gubernamental disparó contra el área de Yobar, en el extrarradio de la capital; los pueblos de Sasa Occidental, Jazarayia y Duma, en la provincia de Rif Damasco; las localidades de Bianu, Andan, Zitan y Al Qarasi, en Alepo (norte), y en el pueblo de Al Hara, en Deraa, en el sur. Facciones armadas opositoras también lanzaron proyectiles contra los alrededores de Sasa, el casco antiguo de la ciudad Alepo y las inmediaciones de las áreas de Yamiat al Zahrá, las academias militares y el Proyecto 1070, en la misma urbe. La ONG agregó que aviones de guerra abrieron fuego con ametralladoras contra Andan, en Alepo. 

Por su parte, el Ejército sirio también ha denunciado varias violaciones del cese de las hostilidades por parte de grupos armados. Fuentes militares, citadas por la agencia de noticias oficial SANA, precisaron que facciones armadas arrojaron proyectiles de mortero contra posiciones castrenses en la zona de las academias militares en el barrio de Al Ramusa y en las proximidades del área de Castelo, en la ciudad Alepo. Un ataque parecido tuvo lugar en Maardes, en la provincia central de Hama, donde también hubo disparos de francotiradores contra puntos militares en Maan, indicaron las fuentes. Pese a todos estos ataques, el Observatorio subraya que en líneas generales reina la calma en la mayor parte del territorio sirio.

Entrega de ayuda y negociaciones de paz

Ante ello, las agencias humanitarias de Naciones Unidas se mantienen a la espera de que el alto el fuego se haga completamente efectivo para empezar a distribuir asistencia humanitaria de emergencia. "Estamos esperando que este cese de hostilidades sea realmente efectivo para poder comenzar a distribuir ayuda. Necesitamos básicamente paz para que los camiones puedan comenzar a andar, y por ahora, esto no ha ocurrido", dijo en una rueda de prensa Jens Laerke, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU.

Laerke añadió que la ONU es la primera consciente del "sentido de urgencia" y de la necesidad de entregar asistencia lo más rápidamente posible, pero que es necesario que el proceso "se haga de manera segura". Cuestionado sobre qué garantías necesita la ONU para poder proceder con la distribución, el portavoz respondió: "Simplemente necesitamos un ambiente donde los humanitarios no estén en peligro mortal. Necesitamos que esto se materialice". Añadió que todos los equipos están listos para proceder en cuanto se dé la luz verde, aunque declinó especificar quién debe dar dicho visto bueno. "Solo necesitamos que la paz se restaure, que los beligerantes dejen sus armas", reiteró.

La ONU: "Simplemente necesitamos un ambiente donde los humanitarios no estén en peligro mortal. Necesitamos que esto se materialice"

Los primeros en beneficiarse de la asistencia serán los más de 250.000 personas que sobreviven en Alepo oriental, especificó Laerke, quien recordó que esas personas, que están bajo asedio virtual de las fuerzas gubernamentales, no han recibido ayuda de la ONU desde principios de julio. Esta distribución se haría a través de la frontera turca, agregó Laerke sin dar más detalles.

Sobre la entrega de ayuda, el Gobierno sirio ha dejado claro que rechazará cualquier entrega que no coordinen la ONU y las propias autoridades de Damasco, especialmente si se trata de cargamentos procedentes de Turquía. El régimen de Al Asad respondía así al anuncio del Gobierno turco de la entrada desde su país a Siria de un convoy humanitario, compuesto por 20 camiones con alimentos, ropa infantil y juguete que se dirige a Alepo.

Por otra parte, Jessy Chahine, portavoz del enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, indicó que el mediador está también a la espera de que el cese de hostilidades se mantenga para poder relanzar el proceso de negociaciones de paz. Explicó que, como en anteriores ocasiones, la oficina del mediador verificará la tregua a distancia mediante la ayuda del Grupo Internacional de Apoyo a Siria. Asimismo, Chahine reiteró que De Mistura presentará en cuanto pueda un nuevo proyecto detallado de cómo proceder en el proceso de negociación política. Para ello, en los próximos días se dirigirá a Nueva York para entrevistarse con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y participar en la reunión del Consejo de Seguridad a nivel ministerial del próximo 21 de septiembre.