Público
Público

El alto el fuego entre Tailandia y Camboya no dura ni un día

Cinco muertos en el enfrentamiento en un templo disputado por ambos países

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Tailandia y Camboya han tardado pocas horas en romper el alto el fuego firmado el pasado sábado. Ambos ejércitos intercambiaron de nuevo disparos en el templo fronterizo de Preah Vihear. El enfrentamiento, que se prolongó por tercer día consecutivo, ha causado hasta el momento cinco muertos.

La disputa por Preah Vihear, un pequeño templo hindú del siglo XI, ha sido una constante desde principios del siglo XX. Situado en una zona accidentada entre ambos países, ha sido ocupado en varias ocasiones por Tailandia, a pesar de que, en 1962, la Corte Internacional de Justicia lo declaró territorio camboyano.

La tensión se elevó de forma importante en 2008 después de que Camboya pidiera a la UNESCO la inclusión del templo como Patrimonio de la Humanidad. Esto llevó a las tropas tailandesas a ocupar los alrededores de Preah Vihear, posición que no han abandonado desde entonces y en la que han protagonizado enfrentamientos esporádicos como los de los últimos días.

La zona disputada por ambos países se reduce, sin embargo, a una pequeña franja situada en la parte norte de la colina en la que se erige el templo, territorio en el que se ha asentado el Ejército tailandés y que Camboya reclama como propio.

En los últimos años, Preah Vihear se ha convertido en un asunto más de la política nacional tailandesa y las tensiones en la frontera han aumentado al mismo ritmo que las internas. Se ha convertido así en una de las múltiples batallas entre las dos principales facciones de la política del país, los camisas rojas y los camisas amarillas.

En este sentido, la defensa del templo como territorio tailandés ha sido una de las prioridades de la Alianza del Pueblo para la Democracia, principal partido de los camisas amarillas, desde que Camboya presentara la candidatura a la UNESCO.

La facción amarilla reprocha a sus rivales políticos que Thaksin Shinawatra, antiguo primer ministro y líder inicial del movimiento de los camisas rojas, firmara en 2001 un acuerdo con Camboya por el que reconocía la soberanía de su vecino sobre Preah Vihear.

Preah Vihear no es el único territorio que Camboya y Tailandia se disputan. Además de algunos pequeños enclaves fronterizos, ambos países buscan desde los años 70 los derechos de explotación sobre una franja de 27.000 kilómetros cuadrados en el Golfo de Tailandia en la que se cree que hay importantes recursos petrolíferos.

Los camisas amarillas han hecho de ambas luchas una batalla conjunta y durante las últimas semanas han convocado manifestaciones para pedir al primer ministro Abhisit Vejjajiva que no ceda ante Camboya.

Sin embargo, las protestas amarillas han coincidido con nuevas concentraciones de camisas rojas, que están resurgiendo tras la represión de mayo de 2010, añadiendo algunos grados más a la temperatura de la política tailandesa.