Público
Público

Altos cargos de la policía griega, apartados de sus cargos por presunta relación con Amanecer Dorado

El ministro de Orden Público ordena una investigación para determinar si miembros o simpatizantes del partido neonazi se han "infiltrado" en el cuerpo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un importante número de altos cargos de la Policía griega han sido apartados de sus responsabilidades o transferidos a otros puestos por sus presuntas relaciones con Amanecer Dorado o por negligencias en su represión de acciones violentas de este partido neonazi.

El ministro de Orden Público, Nikos Dendias, anunció hoy que ha ordenado que la división de Asuntos Internos de la Policía lleve a cabo una investigación en todos los rangos del cuerpo para determinar si miembros o simpatizantes de los neonazis se han 'infiltrado' en él.

Al mismo tiempo, el Ministerio informó en un comunicado de que ha aceptado la dimisión del inspector general de Policía en la Región de Grecia Sur, el teniente general Ioannis Dikópulos, y del director general de Policía de Grecia Central, el general de división Apóstolos Kaskanis.

Aunque el comunicado asegura que las dimisiones se produjeron por 'razones personales', los medios griegos aseguran que fueron forzadas por la cúpula del Ministerio por presuntas relaciones o negligencias respecto a Amanecer Dorado. Otra investigación paralela se ha abierto contra la dirección de la Policía de la isla de Evia, a 70 kilómetros de Atenas, por no haber actuado el pasado viernes contra la presencia de individuos armados en la sede de Amanecer Dorado.

El director de la Policía en esa isla, el oficial de guardia a cargo de la comisaría durante el incidente y otro agente han sido suspendidos de su empleo hasta que concluya la investigación por presuntas negligencias. Además, han sido transferidos de sus puestos el jefe y el subjefe de las fuerzas especiales antiterroristas; el general encargado de la seguridad del cuartel general de la Policía en Atenas; el jefe y su segundo en la dirección de tráfico de seres humanos y el jefe de la dirección de armas y explosivos de la región de Ática.

También han sido relevados el jefe de la unidad antidisturbios que, durante la represión de las protestas antifascistas que siguieron al asesinato del cantante Pavlos Fyssas a manos de un militante de Amanecer Dorado, no actuó contra presuntos nazis que lanzaron piedras a los manifestantes.

El jefe de la unidad motorizada DELTA de la Policía, que se ha enfrentado en numerosas ocasiones a manifestaciones anarquistas y antinazis, también ha sido trasladado a otro puesto, así como el jefe de la comisaría de Nikea, el barrio de donde procedía el grupo de militantes de Amanecer Dorado que asaltó a Fyssas. Según dos fuentes del barrio de Nikea consultadas por Efe, se sospecha que en dicha comisaría hay simpatizantes de Amanecer Dorado, algo que un exmilitante de la organización nazi también aseguró en una reciente entrevista al diario Ethnos.

'La decisión de transferir a otros cargos a estos oficiales no se debe a sospechas concretas sobre ellos, sino a que el Ministerio quiere que no haya ninguna duda sobre la objetividad de la investigación interna', explicó un portavoz del Ministerio de Orden Público en declaraciones a Efe.

Ayer, el ministro griego de Defensa, Dimitris Avramópulos, también ordenó abrir una investigación interna tras la publicación en el diario To Vima de una información en la que se asegura que militares en activo ofrecen entrenamiento militar en el manejo de armas a los militantes de Amanecer Dorado. 'El ministro de Defensa Nacional, Dimitris Avramópulos, ha instruido al jefe de la Defensa, el general Mijalis Kostarakos, para que investigue el asunto y se rindan cuentas si se demuestra cierto', afirmó el comunicado ministerial.

Las acusaciones de cooperación entre las fuerzas de seguridad griegas y el partido neonazi han sido una constante desde que la violenta organización accediese con 18 escaños al Parlamento griego en las elecciones del pasado año, aunque han arreciado a raíz del asesinato el pasado miércoles del cantante y activista de izquierdas Pavlos Fyssas. La familia de la víctima y testigos del asesinato han denunciado que un grupo de agentes de Policía se encontraba cerca del lugar de los hechos pero no intervino para detener a los neonazis.

Debido a las críticas recibidas por la Policía, la presión sobre Amanecer Dorado ha aumentado y en los últimos días se han registrado más de dos docenas de sedes de la organización. El autor confeso del asesinato de Fyssas, Yorgos Rupakiás, se encuentra en prisión preventiva y los investigadores han encontrado relación con otros diez miembros de Amanecer Dorado tras examinar las llamadas realizadas por Rupakiás antes del crimen.