Público
Público

América Latina cierra filas contra los golpes de Estado

Los líderes de la XX Cumbre Iberoamericana se comprometen hoy en su declaración a imponer sanciones contra futuros golpistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La XX Cumbre Iberoamericana aprobará hoy una cláusula democrática que compromete a los países firmantes a imponer sanciones contra las naciones que hayan sufrido un golpe de Estado.

La cláusula será similar a la que ya aprobó la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) el pasado 26 de noviembre. Esta vez, el texto será firmado por todos los países latinoamericanos que no forman parte de Unasur, así como por España y Portugal.

Los ministros de Exteriores rubrican la Declaración de Mar del Plata

La propuesta de incluir la cláusula democrática en la declaración final de la cumbre partió del Gobierno ecuatoriano de Rafael Correa, que recientemente sufrió una insubordinación policial que derivó en una grave crisis en la que el presidente fue retenido durante horas y los aeropuertos cerrados. Esta 'intentona de golpe de Estado' también será condenada en la declaración de los jefes de Estado.

Si bien había consenso para incluir una exigencia de respeto democrático con objeto de contrarrestar las intentonas golpistas en el continente americano, los países del Alba (Alternativa Bolivariana para las Américas) pretendían 'engordar' dicha cláusula con referencias al imperialismo y a la 'injerencia extracontinental'. Ello demoró la redacción de ese punto de la declaración, pero finalmente pasada la medianoche los diplomáticos de los países iberoamericanos lograron consensuar un texto que fue aprobado ayer por los ministros de Exteriores.

'Wikileaks confirma lo que presumíamos', dice Correa

La cláusula contra golpes de Estado fue el único punto que trabó las discusiones de ayer sobre esa declaración final, ya que los demás puntos ya habían logrado un amplio consenso en las semanas previas, hasta el punto de que el borrador estaba casi listo.

Es probable que la Declaración de Mar del Plata incluya además alguna mención a la crisis económica que sufre Europa y a los cables difundidos por Wikileaks.

Antes de llegar a la cumbre, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, dijo que Estados Unidos había traicionado las relaciones que mantenía con América Latina. 'Esto viene a confirmar lo que todos presumíamos', sostuvo desde la capital argentina, en donde fue condecorado con el doctorado honoris causa por la Universidad de Buenos Aires.

Chávez cancela su asistencia debido a las inundaciones en su país

'Todo el mundo' debe 'sentarse a hablar muy seriamente' con Estados Unidos para que no se repitan 'manipulaciones' y 'traiciones' de la diplomacia de Washington como las reveladas por Wikileaks.

No se descarta que la declaración final de la cumbre reclame la soberanía argentina de las islas Malvinas, actualmente ocupadas por Reino Unido, y es posible que se condene de nuevo el embargo económico de Estados Unidos contra Cuba.

A las ausencias de los jefes de Estado de Bolivia, Cuba, Nicaragua y del jefe de Gobierno español, se unió ayer la del presidente venezolano Hugo Chávez, que canceló su asistencia debido a las inundaciones que castigan su país.