Publicado: 29.09.2016 16:35 |Actualizado: 29.09.2016 16:35

Amnistía denuncia que el Ejército de Sudán usó armas químicas en Darfur

La organización documenta al menos 30 ataques contra civiles, incluidos niños. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un niño sudanés en un campamento para personas desplazados en el norte de Darfur. - AFP

Un niño sudanés en un campamento para personas desplazados en el norte de Darfur. - AFP

EL CAIRO.- Amnistía Internacional (AI) ha denunciado este jueves que existen "pruebas horribles del uso repetido de lo que se cree que son armas químicas contra civiles, incluidos niños muy pequeños, por parte del Ejército sudanés en una de las regiones más remotas de Darfur en los últimos ocho meses". AI señaló en un informe que al menos treinta ataques químicos tuvieron lugar en la zona de Yebel Marra, en Darfur, desde enero hasta el 9 de septiembre de 2016.

La organización fundamenta sus aseveraciones en imágenes por satélite, más de 200 entrevistas con supervivientes y análisis expertos de decenas de imágenes "que muestran a bebés y niños con heridas horribles". "Las armas químicas han sido prohibidas desde hace décadas, en reconocimiento del hecho de que el nivel de sufrimiento que provocan no puede ser justificado nunca. El hecho de que el Gobierno de Sudán las esté usando repetidamente contra su propio pueblo no puede ser ignorado", indicó la directora de Investigación de Crisis en AI, Tirana Hasan.



Basándose en testimonios de cooperantes y supervivientes, AI estimó que entre 200 y 250 personas pueden haber muerto como consecuencia de la exposición a las armas químicas. Además, otros cientos sobrevivieron a los ataques, pero en las horas y los días posteriores desarrollaron severos síntomas como vómitos de sangre y diarrea, además de problemas en la piel, en los ojos y respiratorios. Muchas de las víctimas dijeron a AI que no tenían acceso a medicinas y que fueron tratados con una combinación de sal, limas y hierbas locales.

Según la ONG, las armas químicas fueron utilizadas en forma de bombas lanzadas por aviones y cohetes. "El uso de armas químicas es un crimen de guerra. Las pruebas que hemos recogido son creíbles y muestran un régimen que está decidido a dirigir ataques contra la población civil en Darfur sin ningún miedo a un castigo internacional", añadió Hasan.

Los supuestos ataques químicos se producen en el marco de una ofensiva lanzada en enero de 2016 por las fuerzas sudanesas en Yebel Marra contra el Ejército de Liberación de Sudán/Abdel Wahid, al que acusan de tender emboscadas a militares y atacar a civiles, añadió el informe.

En su investigación, la organización, que citó a supervivientes y organizaciones locales de derechos humanos, señaló que 367 civiles, entre ellos 95 niños, fueron asesinados en Yebel Marra por las fuerzas gubernamentales en los primeros seis meses del año. Darfur es escenario de un conflicto entre movimientos rebeldes y el Ejército sudanés que ha causado más de 300.000 muertos y ha obligado a 2.700.000 personas a abandonar sus comunidades de origen, según datos de la ONU.