Público
Público

Amnistía insta al CNT libio a "atajar los abusos"

Un nuevo informe de la organización acusa tanto a Gadafi como a los rebeldes de presuntos crímenes de guerra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tanto las fuerzas leales a Gadafi como los revolucionarios que lucharon para derrocarlo han cometido presuntos crímenes de guerra en Libia, denunció ayer Amnistía Internacional en la presentación en Londres de su informe La lucha por Libia: homicidios, desapariciones y torturas.

En el documento, elaborado por los integrantes de una misión de Amnistía que han recogido más de 200 testimonios en Libia, se describe cómo las fuerzas de Gadafi perpetraron ataques indiscriminados, asesinatos en masa de prisioneros, torturas, desapariciones y detenciones arbitrarias. Las tropas a las órdenes del régimen libio utilizaron también artillería pesada contra la población civil.

En uno de esos ataques, en la asediada ciudad de Misurata, dos misiles mataron a dos niños, de 1 y 3 años, en su habitación.

'Oí una explosión y corrí hacia la habitación de los niños cuando un segundo misil impactó contra la casa', relató a Amnistía la madre de los pequeños, Safia Abdallah Shahit: 'Los encontré muertos bajo los escombros'.

Aunque en menor medida, los rebeldes también han cometido atrocidades, según la organización internacional. El informe destapa 'brutales ajustes de cuentas' por parte de los revolucionarios libios, incluido el linchamiento de soldados cuando las tropas del dictador fueron expulsadas del este del país. La organización ha documentado a su vez ejecuciones de supuestos mercenarios subsaharianos. También cientos de libios fueron aprehendidos por los rebeldes en sus casas, trabajos o en la calle, y muchos fueron golpeados, insultados e incluso heridos con armas de fuego.

Por ello, la organización humanitaria ha urgido al Consejo Nacional de Transición (CNT) a que se haga justicia a las víctimas, sean quienes sean sus verdugos, y a atajar la 'espiral de abusos' cometidos por sus partidarios.

Horas antes de que se divulgara este demoledor informe, el presidente del CNT, Mustafá Abdeljalil, pidió a unos 10.000 simpatizantes presentes en la plaza de los Mártires (la antigua plaza Verde) de la capital que evitaran las venganzas contra los partidarios de Gadafi.

En el que ha sido su primer discurso en Trípoli, el nuevo líder libio prometió construir una democracia moderna, cuya principal fuente de legislación será la Sharia (ley islámica), pero que se basará en una interpretación 'moderada' del islam.