Público
Público

Amnistia Internacional denuncia asesinatos de rebeldes libios detenidos

Algunos supervivientes aseguran que les invitaban a escapar antes de cargar contra ellos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Amnistía Internacional (AI) ha denunciado las muertes de numerosos detenidos en dos campamentos militares de Trípoli, los pasados 23 y 24 de agosto, a manos de fuerzas leales al coronel Muamar Al Gadafi, y ha recordó que el asesinato y la tortura de presos es un crimen de guerra.

La organización pro derechos humanos ha pedido a las dos partes enfrentadas en el conflicto de Libia que se aseguren de que 'no se causan daños a prisioneros que se encuentran bajo su custodia'. En un comunicado, AI relata el testimonio de detenidos que se escaparon del campamento militar Khilit al Ferjan en Trípoli donde, según describien, el pasado martes las tropas de Gadafi lanzaron granadas y dispararon contra grupos de prisioneros.

También contaron, según AI, cómo el pasado miércoles los guardias del campamento Qasr Ben Ghashir mataron a tiros a cinco personas que estaban detenidas en régimen de aislamiento. La organización ha instado a las fuerzas gadafistas a 'frenar de forma inmediata esas matanzas de prisioneros' y ha lamentado que sus tropas continúen con 'su desprecio flagrante por la vida humana y la ley humanitaria internacional', aunque 'el coronel Gadafi esté acorralado y sobre él penda una orden de detención internacional'.

Algunos presos que escaparon del campamento militar de Khilit al Ferjan, al suroeste de Trípoli, indicaron que, durante la tarde del 23 de agosto, unos 160 detenidos comenzaron a huir del hangar metálico donde estaban retenidos después de que dos guardias les dijeran que las puertas no estaban cerradas. Mientras los prisioneros escapaban a través de esas puertas, otros dos guardias abrieron fuego contra ellos y les arrojaron cinco granadas de mano.

AI señala que, según las informaciones de que dispone, al menos 23 personas lograron escapar, entre ellas cuatro hombres que fueron atendidos por el personal médico de un hospital de Trípoli.

Amnistía también recoge el testimonio de otros detenidos en el campamento militar de Qasr Ben Ghashir, donde este miércoles los guardias de seguridad abrieron cinco celdas antes de empezar a disparar contra los prisioneros, también cuando trataban de huir.