Publicado: 27.02.2014 09:57 |Actualizado: 27.02.2014 09:57

Amnistía Internacional denuncia el "gatillo fácil" de Israel contra los civiles palestinos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Amnistía Internacional (AI) denunció al Estado de Israel por el abuso de la fuerza y "cruel indiferencia hacia la vida humana" mostrada con la matanza de decenas de adultos y niños palestinos en Cisjordania en los últimos tres años. En un informe titulado "Gatillo fácil: el uso excesivo de la fuerza por parte de Israel en Cisjordania", esa organización asegura que el Ejército y la Policía israelíes cometen constantes abusos de los derechos con una utilización "innecesaria, arbitraria y brutal" de la fuerza en los Territorios Ocupados de Palestina y lo hacen con "casi total impunidad".

Amnistía añade que ha documentado por su parte el asesinato de al menos 22 civiles palestinos en Cisjordania el año pasado, la mayoría menores de 25 años, de los cuales al menos catorce fallecieron durante protestas y al menos cuatro eran niños.

Entre los muertos y heridos había manifestantes pacíficos, transeúntes, activistas de derechos humanos y periodistas, quienes no parecían plantear "una amenaza directa o inmediata a la vida" y en algunos casos hay incluso pruebas de asesinatos indiscriminados, lo que equivaldría a crímenes de guerra, señala AI.

"Este informe presenta pruebas que revelan una horrorosa pauta de muertes ilegales y ataques indiscriminados de civiles palestinos por parte de las fuerzas israelíes en Cisjordania", declara el director del programa para Oriente Medio y norte de África, Philip Luther. "La frecuencia y persistencia del abuso excesivo y arbitrario de la fuerza contra manifestantes pacíficos en Cisjordania por soldados y policías israelíes -y la impunidad de que disfrutan los autores- sugieren que se efectúa como parte de una política", agrega.

Según el informe, en los últimos tres años al menos 261 palestinos, 67 de ellos niños, han resultado heridos de gravedad con arma de fuego, mientras que más de 8.500 (1.500 de ellos menores) lo han sido con otro tipo de armas, como balas de metal forradas de goma o gas lacrimógeno. "El impactante número de heridos es un recordatorio del incesante peligro que afrontan a diario los palestinos que viven en la franja de Cisjordania", afirmó Luther.

Varias personas fueron disparadas por la espalda, lo que, según el director del programa de Oriente Medio y norte de África, sugiere que estaban huyendo y no suponían ninguna amenaza contra las fuerzas israelíes. En otras ocasiones, los soldados dispararon contra personas que simplemente tiraban piedras.

Amnistía recuerda que en los últimos años Cisjordania ha sido escenario de numerosas protestas contra la prolongada ocupación israelí y las prácticas represivas de las fuerzas de ocupación. Las protestas -apunta AI- también se llevan a cabo en contra de la detención de miles de palestinos y como respuesta a los ataques militares de Israel en Gaza y por la muerte de civiles en las manifestaciones y en redadas.

En un comunicado enviado a los medios, las Fuerzas Armadas de Israel subrayan que el dossier de la prestigiosa organización de derechos humanos "muestra una falta total de comprensión en cuanto a los retos operativos a los que se enfrenta el Ejército israelí".

"El informe ignora por completo el aumento sustancial de la violencia palestina iniciada en el último año. En 2013 se produjo un fuerte incremento en los incidentes en los que se arrojaron piedras, comprometiendo gravemente la vida de civiles y personal militar", señala la nota.

"Un total de 132 israelíes resultaron heridos durante ese año, casi el doble del año anterior, lo que no resulta extraño teniendo en cuenta que más de 5.000 de estos incidentes tuvieron lugar en las carreteras densamente transitadas", agrega.

Amnistía pide a las autoridades israelíes que ordenen a las fuerzas de seguridad "refrenarse de usar fuerza letal" a no ser que exista amenaza a su vida y respetar el derecho de los palestinos a la manifestación pacífica. También reclama a los Estados Unidos y la Unión Europea que suspendan "todas las transferencias de armas, munición y otros equipamientos a Israel".