Público
Público

Angola celebra las segundas legislativas de su historia

El país crece imparable por el petróleo, pero el 70% de la población es pobre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Angola, el país que vivió una guerra civil de 27 años y que aspira a convertirse rápidamente en una potencia económica africana, celebra hoy las segundas elecciones legislativas de su historia.

Se prevé que el partido que lleva en el poder desde la independencia en 1975, el Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), conserve o aumente la mayoría que ya tiene (129 escaños del total de 220 del Parlamento). La clave está en saber si logrará mayoría de dos tercios, lo que le daría amplios poderes para cambiar la Constitución del país a su antojo.

Una mayoría aplastante también abriría la puerta a que el presidente Eduardo dos Santos, que con 29 años al frente del país supera incluso en mandato al zimbabuense Robert Mugabe, vuelva a presentarse como candidato en las presidenciales del año que viene.

Este país de tierras fértiles y también rico en diamantes está en el punto de mira de las potencias sedientas de crudo porque, tras el fin de la guerra civil en 2002, la producción de petróleo –con reservas probadas de 11.400 barriles– se ha disparado. Por ello importa mucho su estabilidad política.

Una espera de 16 años

A las urnas están convocados ocho millones de electores que han esperado 16 años para volver a votar: las primeras legislativas se celebraron en 1992 pero la Unión Nacional por la Independencia Total de Angola (UNITA), entonces liderada por Jonas Savimbi, cuestionó la victoria del MPLA y retomó la lucha armada que había iniciado en 1975.

Hoy, con Savimbi muerto en una emboscada en 2002, un acuerdo de paz firmado, 300.000 soldados desmovilizados y UNITA transformada en partido político, la situación es muy diferente.

El sucesor de Savimbi, Isaías Samakuva, ha insistido en un mensaje de cambio y ha denunciado los males del Gobierno, como la corrupción.
Samakuva se ha quejado de una campaña en la que el MPLA ha sido la estrella en los medios de comunicación controlados por el Gobierno.
“El uso de los fondos públicos y el manejo de los medios por el partido en el Gobierno ponen en cuestión lo justo de estos comicios”, ha dicho Georgette Gagnon, de la organización Human Rights Watch, que cree “improbable” que las elecciones sean libres.

“Creo que las elecciones irán bien, están mucho mejor organizadas que las de 1992”, dijo a Público Alberta Gomes, directora de una ONG local. “El país sigue en fase de reconstrucción. La gente quiere una vida mejor: más empleo, educación y un aumento de la producción agrícola”, añadió.

Tras las desastrosas experiencias de Kenia y Zimbabue, los angoleños confían en dar un ejemplo de proceso electoral justo. En la elaboración del censo se tomaron datos biométricos y fotos digitales, codificadas en la tarjeta de cada votante para evitar fraude.

“Unas elecciones libres darían a Angola una credibilidad que necesita desesperadamente”, dijo a Reuters el analista político Manuel Mwanza.

 

Primer exportador
En 2008, Angola se ha convertido en el primer exportador de crudo de África, con casi 1,9 millones de barriles diarios, por primera vez por encima de Nigeria, donde la violencia ha hecho que la producción caiga casi un 20%, según la OPEP.

Primer proveedor de China
Angola es el primer exportador de crudo a China (se ha puesto por delante de Arabia Saudí) y el sexto proveedor de Estados Unidos.

Crecimiento récord
La riqueza petrolera ha multiplicado el producto interior bruto (PIB), que en 2007 superó los 91.000 millones de dólares, con un crecimiento del 21,1%.

La mayoría, en la miseria
El crecimiento ha hecho que la renta per cápita de sus poco más de 16 millones de habitantes llegara a 5.600 dólares en 2007, pero el reparto es de los menos equitativos del mundo y cerca del 70% de ellos vive en la pobreza.

Corrupción
La organización Human Rights Watch estima que 4.200 millones de dólares de beneficios del petróleo desaparecieron de las arcas públicas entre 1997 y 2002.