Público
Público

Antiinmigración Austria encarcerlará a los inmigrantes que no abandonen el país

"Lo más importante es que no reciban nada por parte del Estado si no tienen el derecho de estar aquí. ¿Es tan difícil de entender?", ha defendido el ministro del Interior austriaco.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:
Inmigrantes caminan por las vías hacia la frontera de Austria. EFE/Balasz Mohai

Inmigrantes caminan por las vías hacia la frontera de Austria. EFE/Balasz Mohai

La coalición centrista de Austria ha aceptado un proyecto de ley que permitiría que las autoridades dejen de proporcionar alojamiento y comida a los solicitantes de asilo rechazados y que se niegan a abandonar el país.

El proyecto de ley, que aún debe ser aprobado por el Parlamento, es parte de una reforma más amplia de las leyes sobre extranjería en Austria, que incluye multas de hasta 5.000 euros y penas de prisión de tres semanas para aquellos inmigrantes que mientan sobre su identidad.

El ministro del Interior austriaco, Wolfgang Sobotka, ha asegurado que cualquier inmigrante cuyo asilo sea rechazado y se niegue a abandonar el país deberá atenerse a las consecuencias.

"Lo más importante es básicamente que no reciban nada por parte del Estado austriaco si no tienen el derecho de estar aquí. ¿Es tan difícil de entender?", ha añadido Sobotka.

En Austria, los solicitantes de asilo reciben servicios básicos que incluyen alojamiento, alimentos, acceso al servicio sanitario y 40 euros al mes.

Medida "altamente cuestionable"

En 2015, Austria recibió a un total de 90.000 solicitantes de asilo, más de un 1 por ciento de su población, en el marco de la llegada masiva de inmigrantes a Europa. Desde entonces, ha endurecido las restricciones y ha contribuido al cierre de la ruta de los Balcanes por la que llegan la mayoría de las personas que huyen de la guerra y la pobreza de Oriente Próximo.

La oficina austriaca del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha asegurado que la medida es "altamente cuestionable" y ha pedido a los legisladores que piensen mucho a la hora de aceptarla.