Público
Público

Aplazado el juicio de Mubarak, que será a puerta cerrada

Está procesado por corrupción y de resultar culpable, podría ser condenado incluso a pena de muerte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez que preside el juicio contra el presidente egipcio Hosni Mubarak y sus dos hijos, Gamal y Alaa, por la muerte de ciudadanos durante las protestas que culminaron con su dimisión el pasado mes de febrero ha aplazado hasta el próximo 5 de septiembre la vista y ha dictaminado que a partir de ahora será a puerta cerrada hasta que se emita la sentencia contra el ex mandatario.

Mubarak, que compareció por primera vez ante la corte el pasado 3 de agosto, ha sido trasladado en helicóptero desde el hospital de la capital en que permanece detenido después de sufrir un infarto mientras era interrogado hace unos meses.

Asimismo, el juez del caso ha decidido que el proceso contra Mubarak y sus dos hijos se fusionará con el abierto contra el ex ministro del Interior Habib al Adli. Ayer se había celebrado una audiencia de dicho proceso, que había quedado aplazado hasta el 5 de septiembre.

Mubarak abandonó la presidencia egipcia el 11 de febrero, tras semanas de protestas contra su régimen en las que fallecieron más de 800 personas, y ahora se enfrenta a un proceso por corrupción y por ordenar supuestamente la muerte de manifestantes. Aunque el expresidente se declaró inocente de todos los cargos en la primera sesión del proceso, en caso de ser declarado culpable podría ser condenado a la pena de muerte.

Cientos de policías antidisturbios se han desplegado en las inmediaciones del tribunal para evitar enfrentamientos como los registrados durante la primera vista. Entre los reunidos frente al edificio se encontraban simpatizantes de quien fuese presidente de Egipto durante tres décadas y que han defendido a su líder al grito de 'es egipcio hasta la muerte' o 'Hosni Mubarak no es Sadam'.

'Me opongo a verlo dentro de una jaula', ha dicho Fekry, de 47 años y defensor del ex presidente. En su opinión, el juicio se hace siguiendo 'la ley de (la plaza) Tahrir, no conforme al estado de derecho'.