Público
Público

Arabia Saudí envía tropas a Bahrein para acabar con las protestas chiíes

Carros de combate apoyados por unos 150 blindados acuden a Manama en socorro del monarca suní Al Jalifa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Arabia Saudí dio ayer un paso inesperado y sin precedentes para defender sus intereses en el golfo Pérsico al enviar al vecino reino de Bahrein a un millar de soldados con la misión de asistir a la monarquía suní frente a los manifestantes chiíes que exigen reformas profundas que terminen con la discriminación que sufre en el país este grupo religioso, que constituye el 70% de la población.

Bahrein había pedido el envío de Fuerzas de Seguridad al Consejo de Cooperación del Golfo, que componen Arabia Saudí, Omán, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Kuwait, además del propio Bahrein. Aparte de los soldados de Arabia Saudí, los Emiratos han enviado un contingente de 500 policías.

Bahrein solicitó soldados y policías al Consejo de

En medios gubernamentales de Bahrein se indicó ayer que la misión de las tropas extranjeras consistirá en salvaguardar centrales eléctricas, campos petrolíferos o de gas y todo tipo de instalaciones públicas, y se insistió en que no participarán en la represión de las protestas que se generalizaron en febrero en la capital, Manama, y que han costado la vida a siete personas.

Algunos analistas han señalado que Arabia Saudí no ha podido esperar más, viendo cómo la situación en el pequeñoreino vecino se ha deteriorado y la oposición chií se ha negado a la negociación que le han ofrecido las autoridades suníes, alegando que primero quiere ver la dimisión del Gobierno. Los saudíes están presionando al régimen de Bahrein para que no ceda a las demandas de la oposición.

Arabia Saudí está preocupada porque en este país también hay una numerosa minoría chií de varios millones de personas, que en su mayor parte residen en la región oriental del país, donde se encuentran los principales yacimientos petrolíferos saudíes. En estas zonas ya se han producido algunas protestas aisladas, pero la monarquía saudíteme que se generen revueltas más amplias, similares a lo que han estallado en Bahrein, Túnez o Egipto, y que tengan efectos revolucionarios.

El Gobierno afirma que los militares saudíes no lanzarán acciones represivas

La intervención saudí en Bahrein ha sido refrendada por el Consejo de Cooperación del Golfo, pero no por la Liga Árabe.

La persistencia de las protestas chiíes se sigue con mucha atención desde Arabia Saudí y desde los demás países de la región, pero también desde Estados Unidos, puesto que en Bahrein se encuentra la principal base de la V Flota de la Armada norteamericana. Washington apoya a la monarquía de Hamad ibn Isa al Jalifay ha elogiado sus iniciativas reformistas, unas propuestas que a la oposición no le acaban de satisfacer.

Washington pide a su gran aliado saudí que se comporte con 'moderación'

La Administración de Barack Obama no considera el envío de las tropas extranjeras a este pequeño reino en el Golfo como una invasión. 'Pedimos a Bahrein, como a los otros países del Consejo de Cooperación del Golfo, moderación', declaró ayer el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

En algunos medios se lanzaron rumores de que Irán podría intervenir en Bahrein en defensa de la mayoría chií y en contra de los suníes. Sin embargo, es prácticamente imposible que los iraníes salgan en defensa de sus correligionarios chiíes puesto que EEUU no lo permitiría. Además, la intervención saudí en Bahrein debe contar necesariamente con la autorización de Washington, ya que de otra manera las tropas saudíes no se habrían atrevido a entrar en el país.

Los saudíes siempre han desafiado el poderío iraní en la región y para ello cuentan con el respaldo de Estados Unidos, que también tiene un gran interés en mantener la presión sobre Irán y demostrar que ellos, y no Teherán, son los que controlan el golfo Pérsico.

Las tropas saudíes cruzaron temprano el puente de 25 kilómetros que une los dos países y que lleva el nombre del rey Fahd, padre del actual monarca Abdalá. Los bahraníes pudieron ver carros de combate y unos 150 vehículos acorazados para el transporte de tropas, así como ambulancias y tanques de agua, y en seguida se produjeron las primeras protestas de la mayoría chií, que teme que esos militares repriman con mano dura las protestas.

'Consideramos que la entrada en el cielo, el mar o la tierra del reino de Bahrein de soldados o de maquinaria militar [extranjera] constituye una manifiesta ocupación y una conspiración contra el pueblo de Bahrein', proclamó la oposición en un comunicado.

El envío de tropas se decidió con urgencia sólo unas horas después de que el domingo tuvieran lugar en las calles de Manama enfrentamientos entre jóvenes chiíes y la Policía. Estos choques fueron los más violentos desde la muerte de siete manifestantes en febrero. El domingo, los opositores levantaron barricadas en el distrito financiero de Manama y resistieron durante horas el empuje de los policías, que al final tuvieron que retirarse. Las protestas también alcanzaron a la principal universidad del país.