Público
Público

Arabia Saudí, Siria y Líbano celebran una insólita cumbre en Beirut

Ha tenido lugar en un momento delicado para la política interior libanesa por el procesamiento de miembros de Hizbolá y por el asesinato de Rafik al-Hariri en 2005

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El rey Abdullah de Arabia Saudí y el presidente sirio, Bashar al-Asad, han efectuado hoy una breve visita a Beirut para mantener una insólita cumbre tripartita con el presidente libanés, Michel Suleyman, con la intención de apuntalar las volátiles relaciones entre las distintas facciones libanesas y especialmente entre los chiíes, apadrinados por Asad, y los sunníes, apadrinados por el rey Abdullah.

Esta es la primera ocasión en que los mandatarios de Arabia Saudí y Siria visitan simultáneamente la capital libanesa desde la cumbre árabe de 2002. El viaje se preparó muy rápidamente en un momento delicado para la política interior libanesa porque se espera el inminente procesamiento de algunos miembros del partido chií Hizbulá como sospechosos del asesinato del ex primer ministro Rafiq al-Hariri, ocurrido en Beirut en febrero de 2005.

Aunque Hizbulá rechaza frontalmente estas acusaciones, algunas filtraciones que se han difundido en los últimos dos días, y que curiosamente comenzaron el jueves en el Canal 1 de la televisión israelí, indican que un cuñado de Imad Mugnia, un líder de Hizbulá que fue asesinado en Damasco presuntamente por el Mosad, estaría implicado en la muerte de Hariri.

Los saudíes quieren que Asad intervenga y presione a Hizbulá para que no se declare una crisis que desemboque en violencia sectaria como ya ocurrió en 2008. Esta misma semana Damasco ha pedido a Estados Unidos que no se inmiscuya en la política de Oriente Próximo, en una aparente alusión al tribunal de la ONU que investiga el asesinato de Hariri y que después de cinco años de un fiasco tras otro ha acabado levantando el dedo acusador contra Hizbulá.

El líder de Hizbulá, Hasan Nasrallah, ha dicho que no aceptará que se acuse a gente de su partido del asesinato de Hariri, y ha denunciado al tribunal de la ONU como parte de un supuesto 'proyecto israelí' con el que se quiere desestabilizar Líbano.