Público
Público

Argelia minimiza las consecuencias de su asalto a la planta secuestrada

El Gobierno reduce el número de muertos y asegura haber liberado a un centenar de los 132 rehenes extranjeros. Los yihadistas dicen que aún retienen a siete occidentales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras las críticas recibidas y las incertidumbres creadas por su asalto a la planta de gas secuestrada por un grupo de salafistas, Argelia ha salido al paso de todo para defender su actuación. Una fuente gubernamental citada por la agencia estatal de noticias APS ha afirmado que las autoridades argelinas han evitado un 'verdadero desastre' que habría provocado pérdidas humanas y material 'incalculables' con un operativo militar en condiciones 'extremadamente complejas' contra la instalación gasística de In Amien, en el este del país.

El Gobierno argelino ha querido minimizar las consecuencias de sus bombardeos y asegura que han muerto 12 rehenes, entre argelinos y de otras nacionalidades, frente a los 30 extranjeros que otras fuentes señalaron ayer que habían fallecido. Un portavoz de los yihadistas, en contacto con la agencia mauritana ANI, sigue manteniendo que el asalto del Ejército argelino causó la muerte de 35 rehenes y 16 islamistas y asegura que mantienen todavía cautivos a siete occidentales.

Argelia baja de 30 a 12 los rehenes muertos por su asalto a la planta

Por su parte, el Gobierno de Francia ha confirmado que un ciudadano francés ha muerto y otros tres están a salvo. Asimismo, la cadena CBS informa, citando a fuentes oficiales de EEUU, que un estadounidense estaría entre los fallecidos. El Gobierno de Noruega dice, además, que ocho ciudadanos de su país siguen desaparecidos.

Sobre la suerte del resto de rehenes, el ministro de Comunicación de Argelia, Mohamed Said, sólo ha dicho que todavía hay un grupo de terroristas con secuestrados en la zona de producción del complejo. Aún así, el responsable argelino ha querido dejar claro que 'la situación está bajo control'.  

A primera hora, las autoridades argelinas ofrecieron su primer balance oficial de la situación para cifrar en 650 los rehenes secuestrados en la planta de gas, 573 de ellos de nacionalidad argelina. El Gobierno asegura que fueron 132 los extranjeros secuestrados (inicialmente se habló de 40) y defiende que un centenar han sido liberados durante la operación de desalojo del Ejército, que 'todavía continúa'.

El grupo salafista quiere 'abrir negociaciones' con EEUU y Francia

Un día después de la crisis internacional desatada por la decisión de Argelia de atacar la planta secuestrada por yihadistas, la confusión acerca del número de víctimas y de los posibles movimientos por parte de los secuestradores o el Ejército mantienen en vilo a los países con nacionales entre los prisioneros.

La agencia de noticias mauritana ANI cita a fuentes del grupo salafista para asegurar que los secuestradores han ofrecido liberar a los rehenes estadounidenses a cambio de que Washington haga lo mismo con dos islamistas presos en EEUU: el egipcio Omar Abderrahmán, condenado a cadena perpetua en 1995 por su relación con un plan para volar las Torres Gemelas, y la paquistaní Afiya Sadiq.

El grupo que dirige Mojtar Belmojtar, Míster Marlboro, pretende 'abrir negociaciones' con Francia y EEUU sobre la ofensiva militar en Malí, lo que, según ellos mismos aseguran, habría propiciado su ataque a la planta y el secuestro masivo de trabajadores occidentales. Sin embargo, la Casa Blanca lo ha dejado claro: 'EEUU no negocia con terroristas'.  


Ante el desconcierto entre las autoridades del resto de países, el primer ministro británico, David Cameron, hizo una declaración en la Cámara de los Comunes donde condenó el asalto terrorista de 'brutal y salvaje' y calificó la operación argelina como 'bien planeada'.

'Está claro que los culpables son los terroristas', afirma Cameron

Cameron, que había estimado ayer que había unos 30 británicos en peligro, rebajó hoy esa cifra para asegurar que son 'significativamente menos', aunque rehusó dar más detalles por el riesgo que pudiera suponer para la operación de rescate, aún en curso. 'Está claro que los culpables son los terroristas, que han sido responsables por la pérdida de vidas y esto no puede estar justificado. Estamos del lado del Gobierno de Argelia', insistió el primer ministro tras recordar que no fue informado previamente de la operación de rescate. 

Es más, Cameron ha informado de que ofreció a Sellal ayuda logística y de expertos en este tipo de rescate, y le pidió que le consultara previamente sobre cualquier operación que el Gobierno pudiera montar, algo que no ocurrió. Aún así, insistió en que la operación estuvo 'bien coordinada'. Otras autoridades, como el Gobierno japonés, que ha convocado al embajador de Argelia en Tokio, mostraron su malestar y preocupación por la situación desencadenada tras el secuestro.