Público
Público

Argentina aprueba el matrimonio homosexual

Es el primer país suramericano que reconoce este derecho

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Eran ya pasadas las cuatro de la madrugada de ayer cuando el Senado argentino autorizó la ley sobre el matrimonio homosexual. Tras un debate ininterrumpido de 15 horas, el proyecto fue finalmente votado sin modificaciones por 33 votos a favor, 27 en contra y tres abstenciones. Argentina se convierte así en el primer país de América Latina en permitir el casamiento entre personas del mismo sexo.

, celebró la presidenta argentina, Cristina Fernández, que se encontraba en China en una visita oficial. 'El hecho de que se hablase de guerra de Dios, 'Ha sido un paso positivo que defiende a la minoría'por ejemplo, mostraba una radicalización que no resultaba positiva de ninguna manera', añadió, al referirse a las palabras del cardenal primado de Argentina, Jorge Bergoglio, que días antes había comparado el proyecto legislativo con 'una movida del Diablo'.

'Argentina se ha puesto a la vanguardia de la discusión y la reivindicación de los derechos en América Latina', aseguró el jefe de Gabinete de ministros, Aníbal Fernández, quien recordó que el Ejecutivo ha secundado el proyecto 'con mucha vehemencia', aunque reconoció que esta no era una iniciativa específica del Gobierno.

'Ha ganado la no discriminación, la igualdad y la democracia', dijo la presidenta de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (FALGTB), María Rachid. 'Es legítimo que haya un sector de la sociedad que no esté de acuerdo. Lo que no está bien es que intente imponerlo al conjunto de la sociedad', sostuvo.

Mientras miles de personas aguardaban frente al Congreso la aprobación de la ley, los senadores fueron tomando la palabra para defender o rechazar el proyecto. Uno de los momentos de mayor tensión se vivió ya de madrugada, cuando el jefe del bloque de los senadores oficialistas, Miguel Ángel Pichetto, arremetió con dureza contra una de las promotoras de esta iniciativa, la legisladora Liliana Negre de Alonso. 'Eso es más propio de la Alemania nazi que de un estado democrático', le increpó.

La senadora se sintió ofendida y le pidió que retirara su alusión al nazismo. 'Hoy hablamos de libertad, de igualdad, y acá está el jefe del bloque mayoritario del Senado discriminándome', dijo con lágrimas en los ojos.

España estuvo muy presente en la votación. Representantes ultracatólicos españoles se desplazaron a Buenos Aires para asesorar a la Iglesia en su rechazo al matrimonio gay. Con intenciones opuestas, el secretario de Movimientos Sociales del PSOE, Pedro Zerolo, también viajó al país para mostrar su apoyo a la ley que ahora concede a los gays y lesbianas los mismos derechos, obligaciones y protecciones que a las parejas heterosexuales.

'Es un día histórico. Fue una sesión emocionante hasta el último minuto, como la final del Mundial, pero esta vez ganó Argentina', dijo Zerolo. 'Marca un antes y un después en América Latina y el país entra por la puerta grande de la diversidad', añadió.

Argentina se convierte en el décimo país del mundo que reconoce este derecho. Holanda fue la primera nación en autorizar, en 2001, el matrimonio entre personas del mismo sexo. Más tarde se sumarían, por este orden, Bélgica, España, Canadá, Suráfrica, Noruega, Suecia, Portugal e Islandia. También contemplan el matrimonio homosexual la capital de México y algunos distritos de Estados Unidos, como Massachusetts, Connecticut, Iowa, Vermont, New Hampshire y Washington D.C.

Las uniones civiles entre personas del mismo sexo, en cambio, están reconocidas tanto por la legislación de Colombia como por la de Uruguay, país que además autoriza la adopción. Este tipo de enlaces ha sido aceptado, por último, en el Estado Rio Grande do Sul en Brasil y en Coahuila (Ciudad de México).