Público
Público

Argentina encierra a siete responsables de la dictadura

Dos exmilitares son condenados a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Justicia argentina ha condenado a más responsables de las atrocidades cometidas durante la dictadura argentina. Héctor Gamen y Hugo Pascarelli fueron condenados ayer a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad cometidos contra 156 personas entre 1976 y 1983 en una cárcel ilegal conocida como El Vesubio.

El primer enjuiciado, de 84 años, Gamen, fue segundo comandante de la Brigada de Infantería durante la dictadura y estaba imputado por 76 'privaciones ilegales de la libertad y tormentos' y 16 homicidios. Por su parte, Pascarelli de 81 años, fue el jefe del área militar que controlaba dicho penal, afrontaba 15 cargos por privación de libertad y dos homicidios.

Cinco personas más fueron condenadas a penas que oscilaban entre los 18 y los 22 años por crímenes similares.En este juicio, además, se pretendía condenar a Pedro Durán Sáenz que murió a principios de este año. Fue jefe de El Vesubio, y estaba acusado, entre otros cargos, de 14 asesinatos.

Entre los secuestrados hubo también españoles junto a artistas argentinos

El Vesubio comenzó a funcionar un año antes del inicio de la dictadura, en agosto de 1975. Situado en un barrio de la periferia de Buenos Aires, estaba bajo la jurisdicción del primer cuerpo del Ejército.En el juicio se escucharon los testimonios de 280 testigos, 75 de los cuales son supervivientes del penal. Según éstos, por el edificio podrían haber pasado unas 2.500 personas quienes, en su mayoría, permanecen desaparecidas. Entre los secuestrados por la dictadura en este centro, hubo también españoles junto a artistas argentinos como el escritor Haroldo Conti, el dibujante Héctor Oesterheld y el director de cine Raymundo Gleyzer.

Según medios argentinos, en este penal fueron también retenidas miles de mujeres embarazadas a quienes se privaba de sus hijos poco tiempo después de nacer. Los niños eran luego entregados a familias afines al régimen.

Finalmente, tras la anulación de las dos leyes que prohibían enjuiciar a responsables de la dictadura, en 2007 empezaron los juicios por crímenes de lesa humanidad a los responsables de las atrocidades cometidas durante el último régimen militar de Argentina. Varias organizaciones, entre las que destaca Madres de Plaza de Mayo llevaban años pidiendo que se juzgase a los culpables de las desapariciones de 30.000 personas en la dictadura autodenominada como 'Proceso de Reorganización Nacional'.