Publicado: 25.10.2015 08:40 |Actualizado: 25.10.2015 08:40

Argentina vota a su próximo presidente con incertidumbre
sobre el resultado

El aspirante a la presidencia más votado será Daniel Scioli, el candidato que promueve la coalición oficialista Frente para la Victoria (FpV) y su rival más próximo será Mauricio Macri, jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. El caso es cuántos votos habrá de diferencia entre ambos.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Fotografía de la noche del 23 de octubre de 2015 de papeletas y urnas electorales, antes de su reparto en los colegios electorales de cara a las elecciones del 25 de octubre en Argentina. Unos 32 millones de argentinos están convocados a las urnas para el

Fotografía de la noche del 23 de octubre de 2015 de papeletas y urnas electorales, antes de su reparto en los colegios electorales de cara a las elecciones del 25 de octubre en Argentina. Unos 32 millones de argentinos están convocados a las urnas para elegir presidente, once gobernadores provinciales y renovar la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado, además de votar por primera vez a los parlamentarios del Mercosur. EFE

BUENOS AIRES.- Por primera vez en su historia, Argentina puede que tenga que esperar a una segunda vuelta para conocer a su próximo presidente. Está claro que el aspirante a la presidencia más votado será Daniel Scioli, el candidato que promueve la coalición oficialista Frente para la Victoria (FpV). Tampoco deja muchas dudas que su rival más próximo es Mauricio Macri, jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires. El caso es cuántos votos habrá de diferencia entre ambos.

Desde la reforma constitucional de 1994, sólo en las elecciones presidenciales de 2003 estuvo por implementarse la segunda vuelta entre el exmandatario Carlos Menem y el por entonces gobernador de Santa Cruz Néstor Kirchner, pero el primero decidió retirarse y Kirchner fue presidente. Este domingo, según sea el resultado, el país podría seguir en la incertidumbre.



Para que este domingo sea consagrado como presidente electo, Scioli necesita el 45 % de de los votos válidos o el 40 % de los sufragios con una diferencia de al menos diez puntos de ventaja sobre su competidor más próximo. En caso de que no lo consiga, está previsto celebrar la segunda vuelta el 22 de noviembre, que enfrentará a los dos candidatos más votados.

Está claro que el aspirante a la presidencia más votado será Daniel Scioli, el candidato que promueve la coalición oficialista Frente para la Victoria

Ninguna encuesta, teniendo en cuenta el margen de error, se ha mostrado convencida de que al gobernador de la provincia de Buenos Aires le den los números para descartar esa segunda ronda. Scioli es apoyado por el Gobierno, aunque despierta no pocos recelos entre los seguidores más incondicionales de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Durante estas dos legislaturas de la mandataria, ha sido pública la desconfianza con que trataba a su gobernador bonaerense.

Más difícil lo tiene el peronista disidente Sergio Massa, que figura tercero en intención de voto. Al fin y al cabo, compite con Scioli por los mismos votos peronistas.

Los otros tres postulantes a la Casa Rosada (palacio de Gobierno) son la diputada Margarita Stolbizer, de Progresistas, el diputado Nicolás del Caño, del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), y el exmandatario Adolfo Rodríguez Saá, otro peronista disidente.

Cargos a elegir

Más de 32 millones de argentinos designan en estos comicios a su próximo presidente y vicepresidente. También se renuevan 130 escaños de los 257 de la Cámara de Diputados, 24 de los 72 del Senado, y además se eligen a los 43 representantes de Argentina que integrarán el Parlamento de Mercosur, previsto que entre en funciones en 2020.

Once provincias, por otro lado, votan además a sus autoridades provinciales y locales. La que suscitará mayor atención es la de Buenos Aires, donde compiten por el cargo de gobernador, hoy ocupado por Scioli, el jefe de Gabinete de ministros Aníbal Fernández, arropado por el kirchnerismo, la vicejefa del Gobierno porteño de Macri, María Eugenia Vidal, y el diputado Felipe Solá, de la mano de Sergio Massa.

En ningún caso habrá segunda vuelta en las elecciones de cada provincia, así que ganará, aunque sea por un voto de diferencia, el candidato más votado.

Operativo electoral

La Cámara Nacional Electoral ha informado de que el domingo se movilizarán "más de 100.000 hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas, Fuerzas de Seguridad y Policías provinciales" para supervisar la jornada electoral, de acuerdo a un comunicado.

934.000 jóvenes de entre 16 y 18 años, que representan el 2,92 % del padrón, tienen la oportunidad de votar en una elección presidencial.

También se pondrán a disposición dos aviones, ocho helicópteros, siete embarcaciones, más de 5.000 vehículos y 31 mulas para trasladar las urnas a poblaciones que viven en zonas montañosas de difícil acceso en las provincias de Córdoba, Jujuy, Salta y Tucumán (centro y norte del país).

El organismo ha solicitado a todos los partidos que sean prudentes con sus declaraciones una vez cierren las mesas electorales. Los primeros datos del recuento provisorio se difundirán alrededor de las 22:00 (hora local en Argentina), y sobre la medianoche podría conocerse una tendencia definitiva, pero de aparecer un resultado muy ajustado, habría que esperar al escrutinio definitivo, que comienza 48 horas después de finalizados los comicios.

En este caso, habría que esperar una semana para saber el resultado final en la categoría de presidente en la provincia de Buenos Aires, que contiene al 38 % del padrón electoral. El director nacional electoral, Alejandro Tullio, confirmó que éstas serán las elecciones “más controladas de la historia”.

El voto es obligatorio en Argentina, pero por primera vez, 934.000 jóvenes de entre 16 y 18 años, que representan el 2,92 % del padrón, tienen la oportunidad de votar en una elección presidencial. Es voluntario también el voto para los argentinos en el exterior, y para los argentinos procesados por la Justicia que se encuentren cumpliendo prisión preventiva.