Público
Público

Arranca en El Cairo el juicio contra Hosni Mubarak

El rais llegó en camilla al Tribunal por su grave estado de salud. Está acusado de la muerte de centenares de personas en las revueltas. La próxima vistaserá el 15 de agosto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juicio contra el exdictador egipcio, Hosni Mubarak, empezó esta mañana en el Tribunal del Norte de El Cairo, seis meses después de dejar el poder. El rais está acusado de las matanzas protagonizadas por la Policía durante las revueltas que acabaron con su régimen en febrero, de enriquecimiento ilícito y abuso de poder, y de vender gas a Israel a un precio inferior al del mercado.

Mubarak, cuya salud está muy deteriorada y acudió a la sala en la que se celebra el proceso público en camilla, negó todos los cargos, por los que se enfrenta a penas que van de los cinco años de cárcel a la pena de muerte, algo a lo que la Fiscalía egipcia nunca ha renunciado. 

El juez Ahmed Refat anunció que la próxima vista tendrá lugar el 15 de agosto y que Mubarak será trasladado a un centro médico internacional en la carretera que une El Cairo con la ciudad de Ismailia, en vez de regresar a Sharm el Sheij.

Al lado del exdictador estuvieron sus dos hijos, Alaa y Gamal, acusados de abuso de poder, así como el empresario Husein Salem, detenido en España. Todos asistieron al juicio dentro de una jaula metálica.

A su lado, en otra jaula, se encontraba el exministro de Interior Habibel Adli y seis excolaboradores, entre los que hay oficiales de Policía y exasesores del ministerio. Ellos, junto a Mubarak, son vistos como los responsables de 850 manifestantes durante las revueltas al haber coordinado la acción policial contra los opositores.

Sus abogados han solicitado al juez la comparecencia como testigos de Mohamed Husein Tantawi, antiguo miembro del régimen de Mubarak y hoy líder de la Junta militar que gobierna el país, y del general Omar Suleiman, ex jefe de la inteligencia egipcia.

Mubarak llegó esta mañana a El Cairo procedente de Sharm el Sheij, donde huyó a un resort de lujo la noche del 11 de febrero después de abandonar el poder.

Un mes después fue detenido, aunque su estado de salud se fue agravando y tuvo que ingresar en un hospital. 

A las puertas de la Corte, donde se han instalado unas pantallas gigantes para seguir el juicio, se han concentrado una multitud de detractores y simpatizantes del rais. Estos últimos amenazaron a la Policía con 'tirar abajo y quemar la prisión si le arrestan'.

Mientras tanto, los opositores, que ven así resarcida una de sus peticiones iniciales tras la revolución, clamaban por su ejecución.