Público
Público

Los artificieros desactivan en Berlín una nueva bomba de la Segunda Guerra Mundial

El artefacto explosivo había sido encontrado esta vez en la estación central de Berlín, un tipo de hallazgo que sigue siendo frecuente en Alemania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Expertos artificieros han desactivado este miércoles una bomba compuesta por 100 kilogramos de explosivo procedente de la Segunda Guerra Mundial que ha sido encontrada cerca de la principal estación de trenes de Berlín, ha informado en su edición digital el semanario Spiegel . La bomba fue encontrada por expertos artificieros durante una patrulla para inspeccionar una zona en la que se van a realizar trabajos de construcción.

El hallazgo de este artefacto explosivo ha provocado que hoy se suspendieran los servicios de trenes con destino y origen en la capital alemana. 'Los viajeros deberán estar preparados para retrasos y cambios de ruta en los servicios de larga distancia', ha explicado un portavoz del operador ferroviario Deutsche Bahn, un aviso a tener en consideración debido a que la estación, inaugurada en 2006, recibe unos 1.100 trenes y alrededor de 700.000 pasajeros.

En 2012, se registraron dos explosiones de bombas aún activas en Munich y Vierseen que provocaron daños en edificios cercanos Por otro lado, un portavoz de la Policía ha indicado que los edificios del entorno de la estación han sido evacuados por la desactivación del artefacto explosivo, que se ha realizado a mediodía. 'Planeamos desactivarlo con un mecanismo para neutralizar el detonador', ha indicado el portavoz, antes de completarse la desactivación.

Spiegel ha recordado que el hallazgo de bombas aún activas de la Segunda Guerra Mundial sigue siendo frecuente en Alemania. Con el paso del tiempo, los artefactos y municiones son más peligrosos por su inestabilidad y por la corrosión que suelen sufrir. Los expertos artificieros han advertido en reiteradas ocasiones que las bombas que se vayan encontrando tendrán que ser detonadas porque, con el paso del tiempo, dada vez son más inestables y, por tanto, peligrosas. En 2012, se registraron dos explosiones de bombas aún activas en Munich y Vierseen que provocaron daños en edificios cercanos.