Público
Público

Asad destituye a un gobernador por no frenar las manifestaciones

El dirigente de Hama había ordenado la salida del Ejército sirio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente sirio, Bashar al-Asad, ordenó el cese del gobernador de Hama, Ahmed Jaled Abdulaziz, un día después de las multitudinarias concentraciones del viernes en esta ciudad, en las que participaron decenas de miles de personas y que fueron las más numerosas desde que se iniciaron las protestas contra el régimen a mediados de marzo.

Las autoridades no explicaron el porqué de la destitución del gobernador de una ciudad con lazos históricos con el islamismo radical pero se especula con que el presidente Asad se ha sentido decepcionado con las grandes manifestaciones del viernes, a pesar de que las Fuerzas de Seguridad no intervinieron en ningún momento en Hama.

Al parecer, el gobernador de Hama se habría opuesto a la intervención de la Policía y el Ejército después de que en junio las Fuerzas de Seguridad mataran a 65 civiles en esta ciudad en la más sangrienta de las manifestaciones que han tenido lugar en Siria hasta el día de hoy.

Aunque algunos activistas indicaron que Abdulaziz se había mostrado comprensivo con los manifestantes y hasta habría ordenado la salida de la ciudad de las Fuerzas de Seguridad, parece difícil creer que el Ejército hubiera hecho caso a un simple gobernador y no a los mandos militares, que en una situación como la actual tienen mucho más poder que las autoridades civiles. El Ejército abandonó Hama el mes pasado, poco después de la matanza de los 65 civiles, y desde entonces no se le ha vuelto a ver en la ciudad.

En 1982 los Hermanos Musulmanes lideraron una fuerte rebelión en Hama contra el régimen de Hafez al Asad, padre del actual presidente, que fue aplastada sin contemplaciones con un balance de millares de muertos y la demolición de una parte del casco antiguo de la ciudad. Desde entonces, los líderes islamistas sirios que no han logrado escapar al exilio han estado confinados en las cárceles.

No se descarta que las Fuerzas de Seguridad, que en las últimas semanas han estado activas en distintas zonas de Siria, vuelvan ahora sus ojos hacia Hama si es que las protestas multitudinarias se repiten en los próximos días.

El de Hama no es el primer gobernador que cae como consecuencia de las protestas. Con anterioridad ya fueron cesados los gobernadores de Derá y Homs, aunque estas decisiones no lograron detener las revueltas.

Ayer tuvieron lugar los entierros de una veintena de manifestantes muertos en distintas localidades del país durante las protestas del viernes, cuando la represión fue más intensa en el noroeste, en la ciudad de Idlib y sus alrededores, ya muy cerca de la frontera turca, y en Homs, en el centro del país, justo al sur de Hama.

En las últimas semanas ha ido tomando cuerpo la preparación de algunos cónclaves de fuerzas opositoras, aunque la oposición en Siria está desvertebrada y no parece muy representativa de la población. Medio centenar de disidentes han convocado una 'conferencia de salvación nacional' para el próximo 16 de julio en Damasco.