Público
Público

Asad sobre el Nobel de la Paz :"Debería haber sido mío"

El presidente sirio ironizó sobre la concesión del premio a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, en parte por su labor de destrucción del arsenal del país árabe, y asegur&oacute

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Siria, Bashar al Asad, ha reiterado el compromiso de su Gobierno con el desmantelamiento de las armas químicas e incluso ha ironizado con la reciente concesión del Nobel de la Paz a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW): 'El premio debería haber sido mío'.

Al Asad pronunció estas declaraciones durante un reciente encuentro con visitantes y medios en el palacio presidencial, según el diario libanés Al Ajbar. El periódico, afín al régimen sirio, se cita entre los invitados de la reunión y recoge en su edición digital valoraciones del presidente sobre temas de actualidad nacional.

El mandatario dedicó parte de sus comentarios al compromiso de su Gobierno con la destrucción de las armas químicas, algo de lo que dijo no arrepentirse. De hecho, recordó que Siria suspendió la producción de este tipo de armamento en 1997 y citó su uso como un 'último recurso' en caso de que el 'enemigo' recurra a bombas nucleares.

El goteo de víctimas mortales no cesa en Siria. Entre el lunes y el martes se registraron tres atentados con coches bomba, además del secuestro de seis cooperantes de Cruz Roja, y sólo cuatro han sido liberados.

La Asamblea Parlamentaria de la OTAN condenó este lunes el uso indiscriminado de la fuerza por parte del régimen sirio y pidió a la ONU que esté dispuesta a usar medidas contundentes si Damasco no destruye su arsenal químico.

La Asamblea aprobó una resolución sobre Siria en la que pide al Consejo de Seguridad de la ONU que, en caso de que Siria no acate la resolución sobre la destrucción del arsenal químico, 'tome medidas conforme al capítulo VII de la Carta de la ONU', que contempla incluso la posibilidad de una intervención militar.

Para Al Asad, el efecto de las armas químicas es más 'psicológico' que real, entre otras razones porque considera que existen equipos más eficaces y las víctimas de estos ataques pueden ser atendidas con relativa facilidad. El presidente sirio explicó que cinco soldados 'heridos en un ataque de la oposición en el que se utilizaron armas químicas' pudieron volver al campo de batalla 'rápidamente', según 'Al Ajbar'.

Al Asad afirmó que, en 2003, Damasco propuso un Oriente Próximo libre de armas de destrucción masiva y justificó la posesión de las armas químicas como un 'elemento de negociación' con el que poner sobre la mesa la hipotética desnuclearización de Israel. Sin embargo, ahora 'el precio ha cambiado', advirtió el presidente sirio, que dijo haber renunciado al arsenal químico a cambio de evitar una intervención militar occidental.

Asad: 'En cuanto matamos a mil terroristas, 2.000 más entran en el país'

El régimen de Siria accedió el mes pasado a poner bajo supervisión internacional y destruir todas sus armas químicas. La propuesta, planteada inicialmente por Rusia y Estados Unidos, contó posteriormente con el aval del Consejo de Seguridad de la ONU y ahora una misión conjunta de Naciones Unidas y la Organización para la Destrucción de las Armas Químicas (OPCW) supervisa el desarme.

La OPCW recibió la semana pasada el premio Nobel de la Paz --en parte precisamente por su mediación en el desarme sirio--, algo que también quiso comentar Al Asad durante su reciente encuentro. 'El premio debería haber sido mío', bromeó, según informa Al Ajbar, que no contextualiza más estas palabras.

Al Asad se mostró pesimista respecto a las posibilidades que tiene la cumbre de paz conocida como Ginebra II, en la que Rusia y Estados Unidos esperan que el Gobierno y la oposición sirios acuerden un plan de paz que permita superar dos años y medio de guerra. Los rebeldes se han desmarcado desde un primer momento de esta cita y el presidente de Siria ha fijado condiciones.

Al Asad defendió la conveniencia de celebrar elecciones y frenar el apoyo al terrorismo. 'En cuanto matamos a mil terroristas, 2.000 más entran en el país', apuntó.

Por otra parte, lamentó que 'ninguna autoridad árabe' se haya puesto en contacto con Damasco para proponer 'un plan de mediación o una solución árabe'. La región, en su opinión, ha terminado por convertirse sólo en 'un eco de sus amos occidentales'.

Al Asad se refirió expresamente a la postura de la organización palestina Hamás, a la que recriminó su 'traición' y su 'posición anti Siria desde el día uno'.