Público
Público

El asalto final del Ejército argelino a la planta de gas se salda con 18 fallecidos

Al verse rodeados, los terroristas comenzaron a matar a los prisioneros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos siete rehenes y once terroristas murieron hoy en el asalto final del Ejército argelino a la central de gas tomada por un grupo armado yihadista el pasado miércoles en sur de Argelia, informó una fuente oficial a la agencia de noticias estatal APS. Según las informaciones oficiales los cautivos habrían sido ejecutados por los secuestradores antes de la entrada de las fuerzas de asalto.

En total, 32 milicianos y 23 rehenes muertos desde que el pasado miércoles un grupo de milicianos islamistas tomaran las instalaciones de la petrolera BP capturando a centenares de trabajadores, incluidos decenas de extranjeros. 'Esta intervención ha propiciado la liberación de 685 trabajadores argelinos y 107 extranjeros y se ha saldado con 32 terroristas eliminados y otras 23 personas muertas', ha indicado el Ministerio del Interior argelino, según recoge la agencia de noticias APS.

Una de estas víctimas es un ciudadano rumano, según ha anunciado el propio primer ministro de este país, Victor Pona. Además, precisó que otro ciudadano de dicha nacionalidad ha sido liberado en la operación. En total eran cinco los rumanos secuestrados en el complejo. Exteriores informó ya el viernes por la tarde que tres rehenes rumanos habían sido liberados.

El Gobierno del Reino Unido, por su parte, afirmó hoy que 'son menos de diez' los ciudadanos británicos que siguen sin ser localizados. Además, según informa la cadena Al Jazeera, el Ejército argelino habría encontrado 15 cadáveres quemados en la planta.

Minutos antes, el diario argelino El Watan -que también citaba fuentes oficiales- había precisado que los siete rehenes fallecidos eran los últimos cautivos que permanecían en manos de los secuestradores en In Amenas, situada en el sureste de Argelia. Según esta publicación, todos ellos fueron ejecutados por los once terroristas antes de que estos últimos fueran abatidos por las fuerzas de seguridad.

De acuerdo con su relato, los yihadistas perdieron toda esperanza de poder salir del lugar y comenzaron a matar a los rehenes, situación que obligó a las fuerzas especiales del Ejército a intervenir. Los secuestradores habían decidido suicidarse colectivamente y que el miércoles ya habían intentado incendiar parte de las instalaciones, pero los trabajadores de la planta lograron controlar el fuego.

La APS y el Watan también informan de que los terroristas provocaron un incendio en una parte de las instalaciones que pudo ser controlado por los trabajadores del lugar, con ayuda del Ejército.

Horas antes, y en una llamada telefónica a la agencia privada mauritana Al Ajbar, el líder del comando secuestrador, Abderrahmán Neijeri, alias Abu Doujana, había asegurado que habían colocado explosivos por todas partes, incluidos sus cuerpos, y estaba dispuesto a activarlos en cualquier momento. En la conversación telefónica en la mañana de este sábado, el líder explicó que las negociaciones con los interlocutores oficiales argelinos están varadas en un punto muerto 'por su obstinación'.

'Sólo les quedan dos opciones: o relanzar las negociaciones o firmar la sentencia de muerte de los rehenes que quedan dentro del complejo', amenazó.

Entre la huida de algunos rehenes y la liberación de otros por los militares argelinos, alrededor de 600, casi todos argelinos, han logrado ponerse a salvo. Según las autoridades, los terroristas habrían hecho rehenes a 132 extranjeros. El balance total de víctimas occidentales es difícil de establecer pues las autoridades ignoran si había algunos escondidos en el momento del asalto final. 

DISPLAY CONNECTORS, SL.