Publicado: 07.07.2016 18:22 |Actualizado: 07.07.2016 18:22

Asciende a 292 el número de fallecidos en el atentado del domingo en Bagdag

Las autoridades iraquíes ya han entregado los cadáveres de 115 personas a sus familias, pero aún se desconoce la identidad de otras 177.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Un trabajador del hospital transporta a uno de los heridos por un atentado con coche bomba al hospital de Kirkuk, a 200 kilómetros del norte de Bagdag, el pasado domingo.

Un trabajador del hospital transporta a uno de los heridos por un atentado con coche bomba al hospital de Kirkuk, a 200 kilómetros del norte de Bagdag, el pasado domingo.

BAGDAG-. Las víctimas mortales del atentado suicida con coche bomba que tuvo lugar en la madrugada del domingo en el centro de Bagdad aumenta a 292, mientras que los heridos rondan los 200, según informa la ministra iraquí de Sanidad, Adila HamudLa mayoría de los heridos se han recuperado y han abandonado los hospitales, donde solo permanecen 23 de ellos, añadió la nota, añade. Estos datos salen a la luz después de la dimisión del ministro iraquí de Interior, Mohamed al Gabán, que anunció su retirada en una rueda de prensa anteayer, dos días después del atentado.

Las autoridades iraquíes ya han entregado los cadáveres de 115 personas a sus familias, pero aún se desconoce la identidad de otras 177. La ministra ha pedido a las familias de las víctimas que acudan al Instituto Forense iraquí para realizarse pruebas de ADN, con el objetivo de acelerar las medidas de entrega de los cuerpos.



El coche bomba que estalló en el barrio de Al Karrada procedía de la provincia de Diyala, en el este de Irak, pero no pudo ser interceptado antes de que su conductor cometiera la masacre. Las autoridades continúan investigando lo ocurrido para descubrir quién preparó el coche bomba. Además, la inteligencia iraquí ha descubierto en los últimos días 30 coches bomba y ha frustrado varios ataques que el Estado Islámido pretendía llevar a cabo durante el mes de Ramadán.

Las muestras de rabia e indignación hacia los gobernantes iraquíes se han sucedido en los días posteriores al atentado. Los ciudadanos acusan a sus dirigentes de no haber evitado un nuevo ataque contra un barrio de mayoría chií de Bagdad, siendo este el más mortífero en Irak en años. Al otro lado de la balanza, la solidaridad de los iraquíes: alrededor de 4.270 personas ya han donado sangre en el país para los heridos del atentado, según la ministra.