Publicado: 16.03.2016 19:16 |Actualizado: 16.03.2016 19:20

Asesinado en Honduras otro dirigente indígena, compañero de Berta Cáceres

Nelson García había participado en un desalojo "violento" de unas 150 familias. El Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras denuncia que murió por heridas de bala durante un enfrentamiento con cuerpos de seguridad. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Agentes de la policía se encuentran en el domicilio de Nelson García./Tiempo.hn

Agentes de la policía se encuentran en el domicilio de Nelson García./Tiempo.hn

TEGUCIGALPA.- Un dirigente indígena fue asesinado este martes durante el "desalojo violento" de unas 150 familias de la etnia lenca que estaban en supuestas tierras privadas en el norte de Honduras, informó la organización popular que fundó la hondureña Berta Cáceres, quien fue asesinada hace 12 días.

El líder indígena Nelson García, de 38 años, murió este martes por heridas de bala durante un enfrentamiento con cuerpos de seguridad por el desalojo de más de un centenar de familias, indicó en un comunicado el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh).



"Un caso completamente aislado" según la Policía hondureña

Los enfrentamientos se registraron por el "desalojo violento" de 150 familias adheridas al Copinh en la comunidad de Río Chiquito, departamento norteño de Cortés, cuyas tierras son reclamadas por tres personas, no identificadas, señaló la organización.

Sin embargo, la Policía Nacional de Honduras aseguró hoy que el asesinato de García no tuvo relación con el desalojo policial de más de un centenar de familias de la etnia lenca que estaban en tierras supuestamente privadas y calificó el suceso como "un caso complemente aislado".

En un comunicado, la Policía hondureña indica que se trata de un caso que "no guarda relación con el desalojo" de 150 familias en el sector de Río Lindo, en el departamento norteño de Cortés.  Así, la Policía niega la versión de Copinh en la que se denuncia que García murió por heridas de bala supuestamente durante un enfrentamiento con cuerpos de seguridad.

Según la Policía, García fue atacado por "dos desconocidos cuando salía de su casa" en la aldea El Naranjal, a unos 20 kilómetros de distancia del sitio donde ocurrió el desalojo. El asesinato del dirigente indígena es "un caso completamente aislado", subraya la Policía, que afirmó que el desalojo se ejecutó de "forma pacífica", tras conversar con los dirigentes, que entendieron que "la acción obedecía a una orden judicial".

12 días después del asesinato de su compañera Berta Cáceres

El suceso ocurre 12 días después del asesinato a tiros de la dirigente lenca Berta Cáceres dentro de su casa, en la occidental cuidad de La Esperanza.

Cáceres fue una de las fundadoras en 1993 del Copinh, desde el que lideró manifestaciones en defensa del medio ambiente, en contra de la construcción de proyectos hidroeléctricos en el occidente de su país por considerar que atentaban contra los recursos naturales. La dirigente había denunciado en varias ocasiones amenazas de muerte contra ella y familiares suyos.

El Copinh exigió al Gobierno hondureño que ponga "fin de una vez por todas a los ataques y hostigamiento constante" contra los miembros de esa organización y cumpla "su obligación de garantizar tanto su seguridad como su derecho a defender (los) derechos humanos".

En Honduras, la violencia criminal causa un promedio de 13 muertes diarias, según fuentes oficiales.

Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, condenó hoy el "asesinato" de Nelson García y pidió el fin de la impunidad en ese país.

"Enérgica condena al asesinato del líder indígena y de derechos humanos Nelson García en Honduras. ¡Basta de impunidad!", dice hoy Almagro en su cuenta de la red social Twitter.

La OEA firmó en enero con el Gobierno de Honduras su primera misión contra la corrupción y la impunidad en un país miembro, un convenio de cuatro años en el que el organismo se reserva el derecho a retirarse si hay incumplimientos.