Público
Público

El asesino de Oslo envió su manifiesto antes de la matanza

Un diputado noruego asegura que lo mandó a más de 1.000 direcciones. Esta mañana cundió el pánico en Oslo por una mochila abandonada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Anders Behring Breivik envió su manifiesto de 1.500 páginas a más de un millar de direcciones de correo electrónico apenas una hora y media antes de que hiciera explotar el coche bomba en Oslo. Al menos un cuarto de esos correos fueron a direcciones en Reino Unido, lo que puede haber constituido uno de los motivos por los que Scotland Yard está colaborando de manera estrecha con las autoridades noruegas.

La información fue revelada por el diputado de extrema derecha Tanguy Veys al diario The Guardian, quien explicó que además de las direcciones británicas, había italianas, francesas y alemanas. Según Veys, el asesino de Oslo utilizó el nombre Andrew Berwick para mandar el manifiesto. En el correo había además un enlace a un vídeo de Youtube y la frase: 'Esto es un regalo para ti [...] te pido que lo distribuyas a todas las personas que conoces'.

Veys dijo al periódico que no tuvo nunca contacto con Breivik y condenó sus acciones. 'Resulta complicado encontrar un criterio común por el que envió los emails a estas direcciones [...] es muy extraño y estoy un poco extrañado porque se me haya asociado con el en cualquier modo', dijo el diputado, que fue uno de los que recibió el manifiesto via email.

Varios grupos de activistas contra el racismo han denunciado en los últimos días que Breivik estuvo en contacto con el grupo ultra británico English Defence League (EDL) en marzo a través de un foro utilizado por la extrema derecha para comunicarse por internet. Según estas personas, Breivik habría utilizado el nombre de un rey noruego para comunicarse con ellos y se sospecha que podría haber asistido a algunas manifestaciones del EDL en Newcastle y Londres.

Mientras siguen emergiendo nuevos datos sobre el asesino, esta mañana cundió el pánico en Oslo después de que alguien dejara abandonada una mochila en una estación de autobuses. La Policía desalojó el edificio y los medios aseguraron que los agentes estaban buscando a una persona sospechosa de haber planeado un atentado.

Después de la intervención de los artificieros, la mochila resultó estar vacía, por lo que fue todo una falsa alarma.