Publicado: 16.05.2014 09:29 |Actualizado: 16.05.2014 09:29

Un asesor de Erdogan pide perdón por patear a un manifestante en Soma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un asesor del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, se ha disculpado públicamente este jueves tras la publicación de una fotografía en la que aparece dando una patada a un manifestante en la localidad de Soma, escenario de la tragedia más grave ocurrida en una mina de Turquía tras la muerte de al menos 284 mineros.

"Lamento profundamente el incidente que tuvo lugar el miércoles en Soma. Pido perdón por no ser capaz de contenerme ante todas las provocaciones, insultos y ataques que sufrí", ha dicho Yusuf Yerkel, según ha informado la agencia estatal turca de noticias, Anatolia. Yerkel, vicejefe de gabinete de la jefatura de Gobierno, aparece en la imagen instantes antes de patear a un hombre tendido en el suelo y rodeado por dos militares. El suceso se produjo coincidiendo con la visita de Erdogan a la mina, donde el primer ministro fue increpado por los trabajadores y familiares de las víctimas debido a las malas condiciones laborales de los mineros.

Según testigos, las fuerzas de especiales estaban interrogando al manifestante después de que éste golpease uno de los vehículos del convoy oficial. Estas fuentes, citadas por el periódico Hurriyet, hablan de tres y hasta cuatro patadas propinadas por Yerkel.

"Pido perdón por no ser capaz de contenerme ante todas las provocaciones, insultos y ataques que sufrí" El desastre ha desencadenado protestas en todo el país por la falta de seguridad en las minas turcas y ha puesto sobre la mesa la falta de cámaras de refugio en los pozos. Un total de cuatro sindicatos convocaron para este jueves un día de huelga nacional en protesta por el accidente de la mina, en medio de las protestas que se suceden en múltiples ciudades del país desde el momento del suceso.

A las quejas sindicales se han sumado también las ciudadanas, con personas saliendo a las calles no sólo de Soma, sino también de Ankara y Estambul, para protestar contra el Gobierno y la empresa responsable de la explotación. La Policía ha utilizado gases lacrimógenos y mangueras para dispersas manifestaciones en las dos principales ciudades de Turquía.

Hasta la fecha, la mayor catástrofe de estas características se registró en 1992, cuando 263 mineros fallecieron a causa de una explosión en el interior de una mina. Más de 3.000 personas han muerto y más de 100.000 han resultado heridas en el país en incidentes de este tipo desde 1941, según los datos oficiales.