Publicado: 08.12.2013 16:36 |Actualizado: 08.12.2013 16:36

Ashton viajará a Kiev para buscar una solución política a la crisis

La jefa de la diplomacia europea visitará los próximos dos días la capital ucraniana, donde miles de personas exigen la dimisión de Yanukóvich y la convocatoria de elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, viajará este martes y miércoles a Kiev para tratar de impulsar una solución política a las tensiones actuales entre el Gobierno y la oposición en Ucrania, ha confirmado Maja Kocijancic, la portavoz comunitaria de Exteriores.

Ashton se reunirá en Kiev "con todos los actores de ambas partes: el Gobierno, la oposición y la sociedad civil" para "apoyar una salida de la crisis política en Ucrania", indicó Kocijancic, quien negó que se trate de un papel de mediación formal.

"Hemos abogado enérgicamente por que haya un diálogo político en Ucrania que ponga fin a la crisis", recalcó, al tiempo que afirmó que Ashton trasladará este mensaje de la UE a las partes. La UE también insiste en la necesidad de que se investiguen los episodios de violencia registrados contra "manifestantes pacíficos" y "todo lo demás que pasó después", señaló su portavoz. (ver fotogalería)

Preguntada si la UE quiere que los manifestantes abandonen sus protestas, Ahrenkilde afirmó que el papel de la Comisión Europea (CE) no es pronunciarse sobre acciones específicas en Ucrania por parte de los ciudadanos, sino "apoyar las libertades de los ucranianos para expresar sus aspiraciones europeas ".

Más de 100.000 personas, según la policía ucraniana, y hasta un millón, según la oposición, desbordaron el domingo las calles del centro de Kiev para exigir la dimisión inmediata de Ejecutivo de Nikolái Azárov y la convocatoria de elecciones anticipadas, tanto parlamentarias como presidenciales.

La oposición amplió a la mayoría de los edificios oficiales del llamado barrio gubernamental de Kiev, el campamento de la protesta instalado hasta ahora y desde hace una semana en la Plaza de la Independencia, en la que miles de opositores pernoctan rodeados de barricadas en tiendas de campaña.

El Servicio de Seguridad de Ucrania (SSU) anunció la apertura de una causa penal por "acciones dirigidas a la toma del poder del Estado", un delito que, según la Constitución ucraniana, va contra la seguridad nacional y puede ser castigado con penas de hasta diez años de cárcel.

La oposición ucraniana calificó de "provocación" la apertura de la investigación penal por parte de los servicios secretos, mientras que el líder del partido opositor Batkivshina, Arseni Yatseniuk, dijo que el gobierno del presidente Víctor Yanukóvich se prepara para declarar el estado de excepción.

Los líderes de la oposición europeísta, que no perdonan a Yanukóvich su renuncia a firmar el Acuerdo de Asociación con la UE, también le exigieron la liberación de los detenidos en el violento desalojo de la plaza del pasado fin de semana y el castigo a los responsables de aquella acción represiva.