Publicado: 02.05.2015 13:02 |Actualizado: 02.05.2015 13:02

"Asia seguirá siendo un foco importante para EEUU a pesar del TTIP"

"Mucha gente cree que el comercio crecerá en Asia mucho más rápido que en el resto del mundo, y queremos ser parte de eso", asegura Simon Galpin, el máximo responsable de las inversiones extranjeras en Hong Kong 

Publicidad
Media: 1
Votos: 3
Comentarios:
Simon Galpin. IHK

Simon Galpin. IHK

MADRID.- Es el máximo responsable de las inversiones extranjeras en Hong Kong, una de las economías boyantes de Asia y foco del liberalismo económico en estado puro.  Simon Galpin, de Invest Hong Kong, atiende a este diario en la Cámara de Comercio de Madrid, entre distintos eventos con empresas españolas a las que quiere seducir para que prueben los encantos de un país desde el que tienen más opciones para dar el salto a China, y en el que es muy fácil contratar y despedir a los trabajadores, más incluso que con la denostada reforma laboral de Mariano Rajoy en España. 

Galpin vende las múltiples ventajas que Hong Kong ofrece para las empresas y relega lo demás a un segundo plano, en un país en que la mitad de la contribución por pensión debe ser desembolsada por el empleado, y la otra mitad por empleador. "Muy sencillo, muy fácil", asegura.

Dice no ser un gran conocedor de los entresijos del acuerdo que Washington y Bruselas preparan con sigilo (TTIP), y estar más enfocado en el tratado que desde Hong Kong negocian con otras economías asiáticas, entre ellas China. Relega también a un segundo plano o tercer plano lo que pase entre Europa y EEUU, porque pese al acuerdo, Asia seguirá siendo "un foco de inversión importante para Norteamérica", y es posible que frente a una Europa sumida en la recesión consecuencia del austericidio, cada vez sea un jugador con más peso en el tablero político y comercial internacional.  



EEUU es el segundo socio comercial de Hong Kong, justo después de China. ¿Cómo afectará el TTIP a sus relaciones con Norteamérica?

Estados Unidos sigue siendo una importante fuente de inversiones en Hong Kong, y cada vez está poniendo más énfasis en construir sus relaciones comerciales con las naciones de la economía asiática. Tenemos la segunda economía más potente en China, la tercera en Japón: Asia seguirá siendo un foco muy importante para EEUU.

¿Cómo valora este acuerdo? Hay quien interpreta que los motivos que lo impulsan son geoestratégicos, y no comerciales. 

No estoy cualificado para hablar de los aspectos geopolíticos, pero creo que las empresas están enfocadas en oportunidades de negocio concretas, y vienen a Asia y a Hong Kong porque ven una oportunidad, ven que pueden tener un alcance global. Varias grandes compañías ya manejan desde allí sus operaciones en Europa y en el resto del mundo.

En 2014 ustedes firmaron un tratado de libre comercio con Chile. ¿Han logrado las metas que se impusieron al ratificarlo?

El tratado es importante porque hay productos de Chile con mucho potencial, pero creo que nuestra relación también tendrá que ver con servicios, con el sector bancario…

La Comisión Europea dio sus propios números sobre la supuesta creación de puestos de trabajo o el incremento del PIB para vender el TTIP ¿Han cumplido ustedes sus propios números en el acuerdo con Chile?

No teníamos números específicos en lo que se refiere a la generación de empleos por el tratado. Hong Kong es una economía muy abierta, creemos que el libre comercio es positivo por norma. Somos un miembro activo de la Organización Mundial del Comercio y estamos muy dispuestos a acabar con las barreras para la inversión con cualquier socio. Chile es importante pero probablemente el acuerdo más importante será el que firmaremos con China, el CEPA. Solidificará el comercio, pero también las inversiones entre Hong Kong y China, y servirá a las compañías con sede aquí para tener acceso a China.

Hong Kong es uno de los firmantes del acuerdo TISA sobre servicios que también suscribirá la UE. ¿Cómo afectará el TISA a las relaciones entre Europa y Hong Kong?

Es demasiado pronto para saberlo. Hong Kong es una plataforma muy abierta para el comercio de bienes y servicios con cualquier país. Pero además, el 60% de la inversión extranjera en China pasa por nosotros, y cualquier empresa que tenga base en Hong con nosotros puede usarlo.

Volvamos al TTIP. La UE no es contraria al libre comercio, pero la oposición creciente tiene que ver con el ISDS y con otros aspectos específicos del tratado. ¿Es necesario con los sistemas de justicia que existen en países desarrollados seguir usando el mecanismo ISDS? 

Hong Kong no está metida en muchas disputas de este tipo. Tenemos firmados varios acuerdos bilaterales, la mayoría con países desarrollados, y cuando tienes economías potentes y sistemas judiciales verdaderamente independientes en ambos lados no creo que un acuerdo de inversión bilateral sea la más importante de las consideraciones a la hora de invertir. Hemos acudido ante esos tribunales en muy pocas ocasiones, y mi opinión es que deberíamos firmar más acuerdos bilaterales con África, Latinoamérica y el mundo en desarrollo. Eso facilitaría más inversiones a través de Hong Kong de las principales compañías a esos lugares.

Estos tratados tienen partes más negativas, como la destrucción de empleos o la reducción de la calidad de los puestos de trabajo. ¿Cuáles son los aspectos más problemáticos de estos tratados?

Para nosotros no hay mucho. Siempre hemos estado abiertos al comercio multilateral, hasta hace poco no entramos en los tratados bilaterales , y no estamos muy familiarizados con el mecanismo entre EEUU y Europa, nos cae lejos. Estamos más interesados en un acuerdo de libre comercio con economías asiáticas como China, Malasia o Filipinas. Mucha gente cree que el comercio crecerá en Asia mucho más rápido que en el resto del mundo, y queremos ser parte de eso.

¿Esa es también su previsión? ¿Cómo ve la situación en cinco años?

Hay muchas nubes en el horizonte, muchas variables que pueden afectar al comercio internacional. Las economías asiáticas están en buena forma, han evolucionado bien.

¿Y en ese horizonte cómo ve Europa?

Nos gusta que sigan llegando buenas start ups desde Europa, hay muchas ideas innovadoras, gente con mucha energía y buenas ideas que tiene productos o servicios que pueden comercializarse a nivel local. Queremos ofrecerles ventajas para que se hagan globales lo antes posible. Por ejemplo en Xianheng, cerca de Hong Kong, es posible pasar de una idea o concepto a fabricar en serie en cuatro meses, más rápido que en Silicon Valley o que en cualquier otro país, y esto es muy importante. Si realmente tienes un producto innovador tienes que sacarlo rápido, antes de que se adelanten.

¿Cómo han evolucionado las relaciones comerciales con España?
Hace dos años entró en vigor el convenio de doble imposición.


Hemos visto crecer el número de empresas españolas que vienen a establecerse en Hong Kong. Los productos españoles son cada vez más populares allí, y algunos funcionan muy bien, como el jamón, el vino… Además, creo que tenemos muchas opciones de llegar a otro grupo de empresas españolas que todavía no han pensando en expandirse a Asia.

¿Habla de grandes empresas o de también de pymes?

Estos días nos hemos reunido con algunas de las mayores empresas españolas pero también con otras más pequeñas o familiares.

En España es muy criticada la cantidad de trámites necesarios para abrir una nueva empresa, algunas han tenido que irse a la Reino Unido para hacerlo. ¿Qué facilidades les proporcionan?

Si quieres abrir un negocio allí da igual que seas autóctono o no. No necesitas ninguna licencia ni aprobación como portador de un pasaporte extranjero para abrir una empresa en Hong Kong: lo único que necesitas es el capital mínimo de 1 dólar de Hong Kong y un director. Puedes abrir una empresa en una hora, cuando hacer lo mismo en Shangay o Beijing puede llevar 46 meses. Una vez has empezado la regulación es muy liberal: puedes contratar gente muy fácilmente pero también, si tu negocio no va bien, puedes hacer que se vayan fácilmente. Hay muy pocos costes extra cuando contratas: pagas un salario, los trabajadores son responsables de sus impuestos y el empleador sólo tiene un coste extra, del 5%, que es su contribución a la pensión del empleado. Muy sencillo, muy fácil.  La gente no dedica tiempo a esquivar el pago de impuestos, pagan a finales de año con su tarjeta de crédito, no les lleva tiempo…

En vista del estado de sus relaciones comerciales con España y EEUU, ¿cree que la crisis ha terminado?

Hemos visto un crecimiento constante en el número de compañías de la UE desde 2008. Por una parte algunas tienen altas expectativas de crecimiento y por eso acuden a Asia, porque ven que para seguir creciendo tienen que salir de los límites de la UE. Por su posición Hong Kong es una buena oportunidad para hacer negocios en China, Filipinas, en todo el sudeste asiático. La crisis nos ha mantenido ocupados, el problema es que las empresas han tenido la intención pero no siempre han contado con los recursos necesarios, y ahora que en España parece que la desconfianza empresarial está desapareciendo esperamos ver nuevas empresas allí pronto.