Público
Público

Karzai revela que EEUU y los talibanes vuelven a negociar

El presidente afgano afirma que ambas partes mantienen reuniones a diario en Catar, aunque los rebeldes lo desmienten

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, afirmó hoy que Estados Unidos y los talibanes han reanudado las conversaciones de paz en el emirato de Catar un año después de haberse suspendido, informaron medios locales.

'La cúpula talibán y los americanos mantienen a diario conversaciones en Europa y el estado del Golfo (Catar) ', declaró Karzai en un encuentro para celebrar el Día de la Mujer en Kabul, según la cadena afgana Tolo.

'Tanto extranjeros como talibanes patriotas nos informan acerca del diálogo que está actualmente en marcha', añadió el mandatario afgano.

Sin embargo, un portavoz talibán, Zabiulá Muyahid, desmintió a Efe que las conversaciones se hayan retomado.

'Las afirmaciones de Karzai no tienen ninguna base', dijo el portavoz insurgente, quien añadió que las negociaciones con Washington se cancelaron hace un año y 'no se han reanudado'.

A principios de 2012, los talibanes abrieron -sin el beneplácito de las autoridades afganas- una oficina en el emirato de Catar para dialogar con Estados Unidos, pero las negociaciones con Washington se suspendieron apenas dos meses después.

El Gobierno afgano mostró reiteradamente durante el año pasado su rechazo a quedar al margen de unas negociaciones de paz en las que está en juego el futuro del país centroasiático, pero hace un mes la presidencia afgana flexibilizó su postura.

Karzai acordó con Obama apoyar la oficina de los talibanes en Catar

El pasado enero, Karzai acordó con su homólogo estadounidense, Barack Obama, apoyar la apertura de una oficina de representación del los talibanes en Catar para facilitar el proceso de paz afgano.

Ayer, el recién nombrado secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, visitó por sorpresa Kabul y fue recibido con un atentado de los talibanes que costó la vida a nueve personas y que fue calificado por los insurgentes como 'un mensaje a EEUU'.