Público
Público

Assange consigue la libertad bajo fianza pero no sale de prisión

Un tribunal de apelación resolverá en 48 horas el recurso de la fiscalía sueca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Fue una victoria incompleta. El juez Howard Riddle concedió a Julian Assange la libertad bajo fianza sin que eso permitiera al editor de Wikileaks abandonar la prisión de Wandsworth en Londres. La fiscalía sueca recurrió la decisión a través de su representante ante el tribunal. Como estaba previsto en ese caso, Assange no recuperará la libertad hasta que se resuelva el recurso dentro de 48 horas.

La fianza no presupone que Assange tenga posibilidades de librarse de la extradición a Suecia, donde debe declarar por la acusación de delitos sexuales. Las condiciones son estrictas: una fianza de 240.000 libras (285.000 euros), la entrega del pasaporte, la obligación de comparecer cada día en una comisaría y un toque de queda a las diez de la noche que limitará sus desplazamientos. Incluso podría ser obligado a llevar una pulsera electrónica.

Ante el tribunal, el hecho de que Assange no sea británico ni tenga una residencia permanente en el país jugaba en su contra. La defensa solventó el problema comunicando el lugar en el que el acusado residirá a su salida de prisión. Se trata de una casa rural en el condado de Suffolk, propiedad del periodista Vaughan Smith, fundador del FrontlineClub, una asociación privada que reúne a corresponsales de guerra.

Hasta la celebración de la siguiente vista, los abogados tienen tiempo para juntar el dinero de la fianza, 200.000 libras en efectivo y 40.000 en avales. Varias personas conocidas del mundo de la cultura y el periodismo han aceptado aportar 20.000 libras cada uno, como el director Ken Loach.

Desde ayer, se encuentra entre ellos el cineasta Michael Moore, que ayer hizo pública su decisión en su página web. 'Apertura y transparencia. Esas son las pocas armas que tienen los ciudadanos para enfrentarse a los poderosos y los corruptos', escribió el autor de Fahrenheit 9/11 y Bowling for Columbine.

Moore está entre los avalistas, y de esos tiene muchos la defensa de Assange. Dice contar con aportaciones de hasta un millón de libras de avalistas, que sólo tendrían que desembolsar el dinero en el improbable supuesto de que Assange una de las caras más conocidas del planeta en estos momentos decidiera huir. Sin embargo, tiene que conseguir 200.000 libras en efectivo y quizá necesite más tiempo para reunirlas que los dos días para la celebración de la vista de apelación.

Entre las personas que se acercaron a los juzgados de Westminster, se encontraba la madre de Assange, que se ha desplazado desde Australia para visitar a su hijo. Christine Assange ha hecho público un mensaje del editor de Wikileaks en el que deja claro que su lucha no ha terminado: 'Mis convicciones son inquebrantables. Sigo comprometido con los ideales que he defendido. Todas estas circunstancias no los cambiarán'.

Assange aprovechó la oportunidad para lanzar un ataque contra las empresas privadas que han roto toda relación comercial con Wikileaks. Calificó a Visa, MasterCard y Paypal de 'instrumentos de la política exterior de EEUU', lo que puede aumentar los ataques contra las páginas web de estas compañías.

Los abogados se quejaron de que las condiciones del encarcelamiento de Assange son exageradas. Mark Stephens utilizó las palabras 'dickensiano', 'victoriano' y 'orwelliano' para definirlas. Criticó que sufra confinamiento en solitario durante todo el día, excepto una hora, que no se le permita recibir correo y que tampoco pueda leer periódicos.