Público
Público

El ataque a Siria suscita antisemitismo en Estados Unidos

El choque entre dos de los principales consejeros del presidente Donald Trump ha suscitado numerosas reacciones en las bases de la derecha alternativa. Una buena parte de estas bases están contra la injerencia de Estados Unidos en los conflictos mundiales, especialmente cuando detrás creen ver la mano de Israel.

Publicidad
Media: 4.58
Votos: 12
Comentarios:

Mujeres sirias caminan entre las ruinas de la ciudad Homs, Siria. EFE/Youssef Badawi

Las informaciones de la prensa americana son claras al respecto: el yerno de Donald Trump, Jared Kushner, y el jefe de los estrategas del presidente, Steve Bannon, están a las greñas en relación con el planteamiento general que debe guiar a Trump en política exterior, y especialmente en relación con la crisis siria.
Bannon se ha referido a Kushner como ‘kuckold’, ‘cornudo’, una expresión que tradicionalmente se ha utilizado en relación a un marido engañado por su esposa pero que en los últimos tiempos ha adquirido un sentido político.

Bannon también ha llamado a su rival ‘globalista’, una palabra que es anatema para la derecha alternativa que fundamenta su ideología en un nacionalismo que debe prescindir de toda o casi toda intervención extranjera, incluida una intervención como la de la semana pasada en Siria.

Algunos medios americanos han indicado que Bannon ha estado a punto de dimitir a causa de sus enfrentamientos con Kushner, quien parece haberse establecido sólidamente al lado del presidente y gozar de una significativa influencia en la política interior, pero sobre todo en la política exterior.

Trump aparta a su principal asesor, Steve Bannon, del Consejo de Seguridad Nacional / REUTERS

Distintos medios señalan que el enfrentamiento entre los dos pesos pesados del entorno de Trump está suscitando reproches claramente ‘antisemitas’ entre las filas de la derecha alternativa, una tendencia que preocupa a algunos líderes republicanos y que ya se manifestó durante la campaña para las elecciones de noviembre.

Según el diario Haaretz, el silencio respecto a esta cuestión del antisemitismo que ha prevalecido desde la toma de poder de Trump el 20 de enero, ha dejado de ser tabú desde el cese de Bannon en el Consejo para la Seguridad Nacional el lunes pasado, como ha dejado de ser tabú su enfrentamiento con Kushner.

Medios de la derecha alternativa acusaron a la administración de haber olvidado el lema de  “América primero”

En este contexto, unas horas después, en la madrugada del martes pasado, llegó el bombardeo americano contra la base aérea siria cerca de la ciudad de Homs, desde donde, según Estados Unidos, despegaron los aviones que arrojaron armas químicas en la localidad de Sheij Sheijun, en la provincia de Idlib.

Inmediatamente, en medios de la derecha alternativa surgieron poderosas voces que acusaron a la administración, que la misma derecha alternativa condujo a la Casa Blanca, del grave pecado de “globalismo” y de haber olvidado el lema principal de la campaña, “América primero”.

En este contexto el secretario de Defensa, Jim Mattis, es uno de los responsables que más claramente se manifiesta en contra de una entrada de Estados Unidos en Siria. Ya en una entrevista de 2013 con la CNN, el general Mattis, que acababa de abandonar su cargo de jefe del Comando Central, advirtió a la administración Obama de los altos riesgos que entrañaba una intervención en Siria.

Mattis advirtió que quienes piensan que meter a las tropas americanas en Siria sería como coser y cantar, deberían recordar lo sucedido en Irak, un país que desde la invasión armada de 2003 ha ido de mal en peor y catorce años después nada indica que haya a la vista una recuperación sino más bien lo contrario.

A las acusaciones de “globalismo” hay que añadir las que han venido junto con esa palabra, “antisemitismo”, puesto que amplios sectores de la derecha alternativa relacionan directamente una cosa con la otra, y ven detrás de las dos a Kushner y su esposa, Ivanka Trump, que responderían a intereses oscuros de los grupos de presión judíos de Estados Unidos y de Israel.

Richard Spencer, una de las voces más vindicadas de la derecha alternativa, que hasta ahora había sostenido que Trump tenía la potestad de elegir a los consejeros que quisiera, incluido Jared Kushner, ahora ha recordado que la derecha alternativa no ha votado para que Kushner esté en la Casa Blanca. “De hecho, muchos de nosotros hemos votado para que gente como Kushner no tenga poder”.

El pasado sábado Spencer lideró una manifestación de la derecha alternativa frente a la Casa Blanca. La concentración la presidía una pancarta en la que se leía “No más guerras por Israel”, lo que da idea de la orientación de buena parte de la gente que llevó a Trump hasta Washington en volandas.

El tema del judaísmo de Kushner y la conversión de su esposa Ivanka están siendo muy comentados entre los seguidores de la derecha alternativa, que creen que la lealtad de los dos está más con el judaísmo y con Israel que con Estados Unidos. De ahí que en las redes sociales se hagan muchos comentarios al respecto. El pasado viernes el hashtag más popular de Twitter era “Expulsad a Kushner” y las redes estaban a rebosar de ataques y caricaturas antisemitas.

La derecha alternativa acusa a Kushner e Ivanka de haber provocado el bombardeo de Estados Unidos contra la base aérea siria para hacer un favor a Israel, y las críticas no están sentando bien en la Casa Blanca. La administración ha tenido que decir que no entra en sus planes enviar más tropas a Siria.

En Israel mientras tanto no se pierde de vista lo que ocurre en Estados Unidos. El primer ministro Benjamin Netanyahu es partidario de que la presencia de Estados Unidos sea decisiva en Oriente Próximo, especialmente contra Irán, pero al mismo tiempo es partidario de Washington ignore el conflicto árabe israelí.