Público
Público

Atentado Alepo Al menos 68 menores entre los 126 muertos por el atentado de Alepo

El director ejecutivo de Unicef describe el atentado como "un horror que debe romper el corazón de cualquiera que tenga corazón".

Publicidad
Media: 2.25
Votos: 4
Comentarios:

Autobús destruido en el atentado de Alepo. REUTERS/Ammar Abdullah

Al menos 68 menores se encuentran entre las que son ya 126 víctimas mortales del atentado perpetrado ayer contra un convoy de evacuados civiles que se encontraba bloqueado cerca de la ciudad siria de Alepo y del que el Gobierno sirio responsabiliza a los rebeldes apoyados por Estados Unidos, que han negado toda participación.

El director ejecutivo del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Anthony Lake, ha confirmado que más de sesenta menores de edad murieron en el ataque. 

En un comunicado, Lake lo describió como "un horror que debe romper el corazón de cualquiera que tenga corazón". Recordó que los menores fallecieron en un ataque contra una caravana de autobuses que transportaba a familias, que "desde hacía tiempo sabían lo que es sufrir".

"Ahora, los supervivientes deben soportar una nueva y terrible pérdida", apuntó Lake.

"De esto no solo debemos sacar ira, sino una determinación renovada para alcanzar a todos los menores inocentes de Siria con ayuda y consuelo", señaló Lake, quien subrayó que hay que tener esperanza en que "quienes tengan corazón y la capacidad de acabar con esta guerra lo hagan".

Otros 13 fallecidos eran civiles mayores de edad y el resto combatientes que resguardaban el convoy de más de 5.000 residentes de las ciudades de Al Fua y Kefraya, bajo control insurgente, que se dirigían a Alepo, territorio del Gobierno, dentro de un programa de intercambio de evacuados entre Gobierno y rebeldes, que había quedado paralizado horas antes del atentado.

El grupo rebelde Ahrar al Sham, uno de los principales negociadores del acuerdo de evacuación con las autoridades sirias, ha negado toda responsabilidad en el "cobarde ataque" que "sirve a las políticas sectarias del régimen sirio".

"Este ataque va contra los principios del Islam y sirve a las políticas sectarias de un régimen que, como beneficiado de este ataque, intenta encubrir las masacres de Ghouta y Jan Shaijún", según un comunicado colgado por el grupo en su cuenta de Twitter, donde hace referencia a dos ataques químicos de los que se responsabiliza a las autoridades sirias.